Están siendo momentos muy duros para la familia Molina. Este sábado 22 de mayo, fallecía la matriarca del conocido clan de artistas, Ángela Tejedor Capitán. La viuda del cantante Antonio Molina ha muerto a los 88 años de edad debido a las dolencias propias de la avanzada edad. Lo ha hecho en su refugio de Ibiza,, lugar en el que la familia veraneaba cada año, rodeada de todos sus seres queridos, sobre todo sus ocho hijos, entre los que se encontraban Ángela Molina, Mónica Molina y Micky Molina. 

La matriarca del clan ha fallecido a causa de las dolencias propias de su avanzada edad

Según adelantaba La Razón, Ángela Tejedor ha atravesado una época complicada en cuestiones de salud y ya se encontraba muy delicada. Las dolencias propias de su edad avanzada han sido las culpables de su muerte. En los próximos días, su cuerpo será trasladado a Madrid, donde recibirá el último adiós por parte de todos sus amigos y familiares y posteriormente será enterrada en el cementerio de Fuencarral. Allí descansarán su restos mortales junto a los restos de su marido.

La matriarca del clan Molina murió rodeada de todos sus seres queridos. Evidentemente, no faltaron sus ocho hijos, fruto de su historia de amor con el cantante Antonio Molina: Antonio, Juan Ramón, Ángela, José Alberto, Paula, Miguel, más conocido como Micky, Mónica y Noel. Todos ellos pudieron despedirse de su madre en la isla pitusa y se arroparon los unos a los otros en estos momentos tan dolorosos por los que están atravesando.

La historia de amor entre Ángela Tejedor y Antonio Molina

Ángela Tejedor y Antonio Molina estuvieron casados durante más de 40 años, desde el año 1951 hasta 1992, el año en el que falleció el cantante. Durante su matrimonio nacieron sus ocho hijos. La mayoría de ellos, de una manera u otra, se dedicaron al mundo del espectáculo. Todos los hermanos estaban muy unidos a su progenitora y ahora están rotos de dolor por la muerte de la matriarca, que siempre trató de permanecer en un segundo plano a pesar de la popularidad de su marido y de sus hijos.

Sin lugar a dudas, la más famosa es Ángela Molina, que recientemente recibió el Goya de Honor en la ceremonia telemática que se celebró hace unos meses en Málaga. Ella fue la única nominada que pudo recoger su galardón de manera presencial. Se lo dedicó, inevitablemente a su familia: «Solo porque he recibido tanto de la vida, encuentro esta noche el valor de dirigirme a vosotros. Quiero dar gracias a Dios por el amor… Cuando os hablo de mis padres me invade el amor. Este Goya es vuestro (refiriéndose a sus padres). Este Goya es de toda mi familia, ellos saben que son mi corazón». Ahora, Ángela está completamente devastada por el fallecimiento de su madre.