Aplaudido gesto de Amancio Ortega ante la crisis sanitaria que sufre España y otras 150 países a consecuencia de la pandemia del coronavirus. El Covid-19 continúa su avance entre los ciudadanos y en nuestro país está provocando que los centros médicos se vean desbordados y casi sin recursos sanitarios. Ante esta situación de alarma, Inditex ha tomado medidas propias para ayudar a combatir al coronavirus. Entre ellas, la que más están subrayando en las redes sociales, es su intención de realizar a una donación de 300.000 mascarillas quirúrgicas protectoras a la semana, así como su compromiso a enviar más material indispensable para la protección del personal médico y de enfermería que batalla en primera línea contra el avance de la pandemia.

La empresa que lidera Amancio Ortega ha asegurado, además, que todos sus trabajadores tendrán sus puestos asegurados durante la situación de crisis a la que nos ha llevado el coronavirus. Así, pone al servicio del Ejecutivo de Pedro Sánchez toda su red logística y de proveedores para incorporar material sanitario y de primera necesidad a los hospitales de toda España. Una red logística y proveedores que apunta directamente a China, donde Inditex ha establecido sólidos contactos empresariales y cuyos recursos de transporte estarán ahora al servicio del Gobierno para su mejor aprovechamiento.

Con todo ello, Amancio Ortega no solo proveerá al Gobierno de grandes cantidades de mascarillas sanitarias y otros elementos textiles de protección para el profesional médico. También actuará de intermediario para agilizar la compra y transporte de otros elementos básicos en los hospitales en estos momentos, como pueden ser máscaras para proteger los ojos, guantes, gafas protectoras, gorros quirúrgicos, calzas y protectores faciales.

Amancio Ortega, en su línea más solidaria

A pocos ha sorprendido la decisión de Amancio Ortega de poner su empresa y sus contactos al servicio del Gobierno de Pedro Sánchez ahora que España más le necesita. Ya ha dado ejemplo de su solidaridad y compromiso con los más desfavorecidos en incontables ocasiones, aunque muchas de ellas han llegado a conocimiento del público por la indiscreción de aquellos beneficiados. El millonario empresario suele reservar parte de su fortuna a ayudar y comprometerse con iniciativa solidarias de manera desinteresada, pidiendo discreción en todo momento para que su acción no sea de dominio público.

Habrá a quien esto le parezca un movimiento extraño, pero Amancio Ortega ya ha sufrido las consecuencias de ser protagonista de la noticia y diana de todas las críticas. Incluso cuando la noticia en sí es tan positiva y digna de aplauso como renunciar a parte de su fortuna para donar material necesario en la detección y tratamiento contra el cáncer. La fundación de Amancio Ortega donó 320 millones de euros para que los hospitales públicos de toda España pudiesen comprar más de 290 equipos de última generación para el diagnóstico y tratamiento del cáncer. Una iniciativa que no era la primera en la misma línea, dado que se suma a otras muchas iniciadas por su programa de apoyo a la oncología española, que comenzó en 2015 en Galicia. En su tierra destinó 17 millones de euros, para después centrar su apoyo en Andalucía, desembolsando otros 40 millones de euros. Y con todo eso le criticaron.

Una acción que fue aprovechada por muchos usuarios de las redes sociales para criticarle, al considerar que con su gesto tan solo buscaba un “lavado de imagen pública” y que tan solo donaba “sus migajas”. Comentarios incomprensibles si se tiene en cuenta una donación para contraatacar contra una de las enfermedades que más cerca ha tocado a todas las personas como es el cáncer, hasta la llegada del coronavirus. Críticas, por cierto, a las que se sumó el propio Pablo Iglesias, que ahora acepta una nueva donación como parte del Gobierno en coalición: “Señor Amancio Ortega tiene razón @isaserras, una democracia digna no acepta limosnas de multimillonarios para dotar su sistema sanitario, les hace pagar los impuestos que les corresponden y respetar los derechos de los trabajadores”, escribía el líder de Podemos en su día. Quizá ahora, tras una nueva donación para combatir contra el coronavirus, sus palabras sean más de agradecimiento que de reproche.