El fallecimiento de Álex Lequio ha dejado rota a su familia. A pesar que los últimos días no estaban recibiendo mensajes esperanzadores por parte de los médicos, tanto Ana Obregón como Alessandro Lequio jamás se rindieron. Su única intención ha sido siempre luchar de manera infatigable, una premisa que han mantenido desde que le fuera diagnosticado el cáncer que padecía el 9 de abril de 2018. Los progenitores del joven de 27 años aparcaron sus vidas y se trasladaron a la ciudad condal, pues ha recibido el tratamiento para superar esta enfermedad en el Hospital Quirón de Barcelona. El objetivo de los dos siempre fue estar al lado de su hijo, de hecho, en el último número de esta revista se pueden ver las imágenes que lo demuestran. Alessandro Lequio desde hacía varias semanas no acudía a ‘El programa de Ana Rosa’, donde colabora de forma habitual y es que el italiano se había trasladado hasta allí para estar junto a su hijo.

Ana-Obregón-y-Alessandro-Le

El estado de alarma no facilitaba la situación en absoluto. Los movimientos entre ciudades estaban limitados, por lo que Alessandro decidió afincarse en Barcelona. Según avanzó SEMANA, el colaborador no tenía en mente incorporarse al trabajo debido a los problemas de salud que aquejaban a su hijo, una fecha de regreso que tras el trágico final es una incógnita. En Madrid se encontraba su esposa, María Palacios, con la hija que tienen en común, Ginevra, porque todos sus esfuerzos y sus energías se encontraban tan solo en su hijo mayor. Su decisión fue comprendida por todo su entorno, ya que cualquier padre en su misma situación hubiera apoyado a su hijo al igual que tanto Ana como Alessandro han hecho hasta el último momento.

Ana Rosa Quintana le ha mandado su apoyo

Tanto es así que poco después de que se hiciera público su fallecimiento, la propia Ana Rosa Quintana ha querido enviarles un cariñoso y emotivo mensaje con el que le da las condolencias a la familia tras su pérdida. «Nada hay en el mundo que se pueda equiparar al amor de un hijo y nada que mitigue el desgarro de su muerte. Álex, 27 años un buen chico, grande, fuerte, amado. D.E.P», ha escrito en sus redes sociales. Fue en su programa precisamente donde pronunció por primera vez la palabra ‘cáncer’, una palabra que parecía tabú para sus familiares. Poco después trataron de afrontarlo con normalidad y, además, intentando contagiar el optimismo que siempre les ha acompañado.

Así han vivido estas semanas en Barcelona

Alessandro, por su parte, era consciente del delicado momento que Álex estaba viviendo y, por eso, no se despegaba de su hijo, al igual que Ana Obregón. Tanto es así que abandonaban el centro hospitalario en muy pocas ocasiones y tan solo para lo estrictamente necesario: o bien para descansar algunas horas o para ir a por ropa limpia. La preocupación y los nervios eran más que evidentes, algo que se reflejaba en el rostro de ellos cada vez que eran fotografiados.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Foto-selfie, selfie-foto. Lunita (16 años) será la catedrática jubilada que entregue las orlas de la graduación perruna ?❤️ #LunsDeWoWo

Una publicación compartida de Me Dicen Aless (@alessandrolequiojr) el


Ahora se desconoce cuando volverán a Madrid así como sus próximos planes. Por el momento, ninguno de los dos se ha querido pronunciar en sus redes sociales ni tampoco en ningún programa de televisión, aunque no han dejado de recibir mensajes de ánimo desde que se haya descubierto la triste noticia. Todo el mundo siente la pérdida de Álex Lequio, un joven muy querido que se convirtió en un ejemplo tanto para sus padres como para muchos luchadores que se encontraban en las mismas circunstancias que él.

Álex se volcó en multitud de causas solidarias y en muchas de ellas estuvo apoyado por sus grandes pilares. Hubo una ocasión incluso en la que cientos de medios de comunicación esperaban su llegada, pero tras una recaída fue imposible acudir. Fue su padre quien le sustituyó y se confesó sobre el duro momento al que él y su familia debía hacer frente.