Un año después de anunciar su separación, Alejandro Sanz y Raquel Perera llegan a un acuerdo de divorcio beneficioso para ambas partes


Fue en julio del pasado año, en 2019, cuando la pareja formada por Alejandro Sanz y Raquel Perera enviaban un comunicado para confirmar su ruptura tras los rumores que cada vez sonaban con más fuerza. Parecía ser un tormentoso divorcio para el matrimonio que había comenzado su romance en 2007 y mantuvieron una relación de doce años. De hecho, este mes de septiembre tendrían que verse las caras en los juzgados debido a que inicialmente no llegaban a un acuerdo por la custodia de sus dos hijos, Nylan y Alma, ni por la manutención de estos. Ahora, según ha podido saber SEMANA, la pareja ha tomado la decisión de dejar atrás los reproches y han llegado a un acuerdo beneficioso para ambas partes, evitando así un juicio.

La pareja ha decidido evitar el juicio y retomar la cordialidad

Estaba previsto que este mes de septiembre, Alejandro Sanz y Raquel Perera se vieran las caras en el juzgado. Llegado el momento, no han dejado que la sangre llegue al río y han tomado la determinación de llevar su divorcio de la mejor manera posible, sobre todo por el bien de sus dos hijos, quienes se verían afectados por esta batalla judicial. La pareja ya ha firmado el divorcio y ya ha llegado a un acuerdo beneficioso para ambas partes, aunque de momento se desconocen todos los detalles del mismo. Se espera que el cantante de ‘Corazón partío’ emita un comunicado anunciando la noticia y con la que la cordialidad vuelve a aflorar entre él y su ex.

De hecho, es tal el acercamiento por parte del que fuera matrimonio que SEMANA ha podido conocer la noticia de que Raquel Perera planea dejar su vida en Estados Unidos y mudarse a España para que sus hijos, fruto de la relación con el cantante, puedan estar cerca del resto de sus hermanos, de anteriores relación de Alejandro Sanz. Una noticia que supone un antes y un después en la relación de Alejandro y Raquel en este último año.

Este mismo martes, Raquel Perera ha querido compartir un comunicado a través de su cuenta de Instagram donde confirma la noticia que SEMANA adelantaba: el acuerdo de ella y Alejandro Sanz. En dicho mensaje, donde además da la bievenida al mes de septiembre, se puede leer lo siguiente: «Doña Mercedes Hernandez Claverie (abogada de Don Alejandro Sanchez Pizarro, conocido artísticamente como “Alejandro Sanz” ) y Don Alfredo Gomez Mendizabal (Abogado de Doña Raquel Perera Navalon) en representación de sus respectivos clientes manifiestan que han alcanzado un acuerdo de divorcio totalmente satisfactorio para las partes y solicitan respeto para su intimidad». Con esta noticia ponen fin a un año de guerra.

El artista y su expareja se demandaron mutuamente

A pesar de que en un primer momento anunciaron que sería un divorcio amistoso por el bien común, tanto de ellos como de sus hijos, finalmente ambos terminaron demandándose. Alejandro Sanz presentó la demanda de divorcio en los juzgados de la localidad madrileña de Pozuelo de Alarcón y posteriorme Raquel Perera hacía lo mismo, pero en los tribunales de Miami, que es donde deseaba que se llevase el proceso de divorcio.

En la demanda de ella en Miami, Raquel Perera habría solicitado amparo legal en la corte de la ciudad y una moción de urgencia en la Corte de Familia de la ciudad, donde sigue viviendo con sus hijos. Su objetivo es solicitar protección legal temporal para que el artista no «dilapide» su patrimonio antes de que el divorcio se haga efectivo. La que fuera representante del artista, habría pedido a un juez de Miami que congele las cuentas y los bienes del cantante. Además de que pedía 40.000 euros al mes para la manutención de sus hijos, así como el reparto equitativo de los bienes que adquirieron durante sus doce años de relación, en una larga lista de peticiones que finalmente se habrán resuelto de una manera beneficiosa para ambos.

Todas estas noticias hacían indicar que ambos estaban preparados para una guerra que terminaría en los tribunales. De hecho, el juicio estaba previsto que comenzara este mes de septiembre, más de un año después de anunciar su ruptura. A pesar de esto, la pareja no ha querido llegar a esto y ha preferido acercar posturas y firmar el divorcio sin necesidad de recurrir a la justicia. Ambos han firmado un documento en el que han aclarado los diferentes puntos en los que estaban en desacuerdo, de la manera más conciliadora posible.

El mensaje con el que hicieron pública su ruptura

«Somos una familia y siempre lo seremos. Decidimos amarnos para siempre y así será. Lo eterno tiene la complejidad y la ventaja de transformar las maneras de amarse en otras direcciones, sin destruir el cariño, la lealtad y la responsabilidad conjunta sobre nuestros hijos. Nuestra familia está por encima de cualquier cosa… es diversa y bella, como la vida y así permanecerá. El mundo cambia, nosotros también, siempre amorosamente», señalaban en el breve mensaje con el que hacían saber a sus respectivos seguidores de Instagram su ruptura en julio del pasado año. Ahora, un año después y con una batalla mediática de por medias han decidido dejar atrás cualquier ápice de rencor y retomar la cordialidad por el bien de sus dos hijos en común. Tras firmar el divorcio y el acuerdo beneficioso, ambos han demostrado que sus hijos están por encima de todo.