La nieta de María Teresa Campos le ha pedido perdón a su madre por no haber estado con ella en sus momentos más difíciles.


La conocemos prácticamente desde que nació, aunque no ha sido hasta ahora, y gracias a su debut en televisión, cuando estamos conociendo la faceta más personal de Alejandra Rubio. La hija de Terelu Campos no está muy acostumbrada a abrirse en canal y hablar de su vida privada, hasta ahora. La nieta de María Teresa Campos ha emulado la prueba de los escalones de ‘Supervivientes’ en ‘Viva la vida’ y, a corazón abierto, ha hablado abiertamente de su vida privada y ha compartido con la audiencia todos sus arrepentimientos y miedos.

A pesar de que en un primer momento no quería, la joven se ha mostrado muy nerviosa a la hora de mostrar sus sentimientos a la audiencia. En todo momento, la sobrina de Carmen Borrego se ha mostrado muy serena a la hora de hablar de su infancia y adolescencia. Sobre esto, ha reconocido que se siente culpable de muchas cosas, sobre todo de irse de su casa cuando cumplió los 18 años, algo que «mucha gente» no entendió puesto que coincidió cuando a su madre le volvieron a detectar un cáncer de mama.

La colaboradora de ‘Viva la vida’ ha asegurado que mantiene una relación muy estrecha con su padre, al que describe como su mejor amigo puesto que con él siempre hacía los planes más divertidos. Sobre su madre, Alejandra Rubio ha reiterado lo mucho que la quiere y ha reconocido que le gustaría sentirse más cercana a ella y sentarse a hablar de sus respectivos sentimientos. «Mi madre me quiere muchísimo, a veces tenemos una relación que podría ser mucho más cercana porque no nos decimos las cosas y yo quiero hacerlo», explica.

Se derrumba al recordar a la pareja de su padre

A pesar de que ha sabido mantener la compostura, su gesto cambiaba por completo al recordar a la que fuera pareja de su padre, quien falleció tras una larga batalla contra una dura enfermedad hace unos años. «Me está costando mucho esto», decía con la voz entrecortado y a punto de soltar alguna que otra lágrima. «Ya ha pasado tiempo, ha sido muy difícil para mi superar esto y no quiero recordarlo«, decía para cortar el tema. Ante esto, Emma García decidía dar por terminada la «prueba».