El exlíder de Ciudadanos ha concedido su primera entrevista en televisión desde que abandonó la política. En ella ha manifestado lo feliz que es junto a Malú: «He elegido bien».


Albert Rivera ha ido a divertirse a ‘El Hormiguero 3.0’. El exlíder de Ciudadanos ha visitado el programa de Pablo Motos para promocionar su libro,  ‘Un ciudadano libre’, que ya ha salido a la venta. Su encuentro con el presentador ha supuesto un momento muy especial para el expolítico, ya que es la primera vez que pisaba un plató de televisión desde que anunciara su decisión de dejar la política, en noviembre de 2019. «Llevo un tiempo alejado y es la primera entrevista desde que dejé la política y quería hacerlo con vosotros», señalaba.

Nada más irrumpir en el set de Antena 3, Albert Rivera ha regalado al de Requena un ejemplar de su libro. Con dedicatoria incluida, por supuesto: «Para Pablo, un genio de la televisión y un ciudadano libre». Las primeras preguntas que le ha formulado Motos tenían que ver con las razones que motivaron su renuncia a su carrera política. «Lo más paradójico es que me pasó una cosa muy extraña. Como la campaña no iba bien y llevaba 13 años al frente de un proyecto nuevo como Ciudadanos… me encontré con notas del móvil con fragmentos del discurso de dimisión antes de irme. Voy a escribir esto por si para no quiero atornillarme así» Así se dio cuenta de que «tomé la decisión antes de irme». A día de hoy, no le pesa haber dejado atrás la primera línea. «Pensé que me iba a descomponer emocionalmente y luego he visto el vídeo y tenía una sonrisa triste, pero no pasa nada. Se puede dimitir. No es un verbo ruso. Cuando no salen bien las cosas uno coge y se va». Cuando echa la vista atrás se ve a sí mismo como «un hombre libre». Y tiene claro que «no iba a quedarme en enganchado a un escaño por un sueldo».

«Uno no elige de quién se enamora»

Tras hablar de su dimisión y su nueva etapa como abogado en un bufete, Motos quiso saber sobre su relación con Malú. «¿A qué nivel os han acosado a Malú y a ti después de que se diera a conocer vuestra relación?», le preguntaba. «En primer lugar uno no elige de quien se enamora y yo… ella ha sido la que se ha equivocado y yo he elegido bien. Entiendo que a un político en un ‘meeting’, en acto de campaña o en un plató tenga todo el interés del mundo y entiendo que una artista despierte interés. ¿Pero alguien me puede decir por qué no podemos ir a la playa con nuestra familia? ¿Por qué a mi suegra o a mi madre la persigue la prensa? ¿Por qué tengo que ir a la revisión medica con mi hija y tenga que darme la vuelta?». Rivera ha denunciado que, a raíz de su ‘affaire’ con la cantante, vive con cámaras detrás de manera constante. «Creo sinceramente que hay que cambiar la ley. Hay que alzar la voz sin aspavientos. Creo que la intimidad es un derecho de todos los españoles… Esa situación es muy incómoda».

«Pido que respeten mi intimidad»

El ex político ha recordado una «imágenes de Antonio Banderas saliendo a correr en su casa con la mascarilla» en la que «se encontró con tropecientasmil cámaras». Una escena que para él y su pareja son bastante habituales. Su idilio despierta un enorme interés y desde que se destapó su relación ocupan todos los titulares. «¿Por qué no podemos salir a hacer la compra?»… A mi suegra la persigue la prensa. A mi madre, que va a trabajar a su tienda, que por cierto ha cerrado por la crisis… Nunca he vendido mi vida. Yo no he cobrado un duro nunca en la prensa del corazón. Pido que respeten mi intimidad, la de mi hija, la de mi madre con toda tranquilidad y con toda franqueza», subrayaba.

Y revelaba cómo vivió el día que, estando en familia, supo de la noticia de su ‘ruptura’. «Estábamos comiendo en casa, con la familia, celebrando nuestra felicidad». Y en cuestión de minutos empezaron a recibir mensajes de WhatsApp lamentando su ruptura o enviándoles palabras de ánimo. «Te ves en diez minutos en búsquedas y tú celebrando con tu familia que estamos juntos. Nos queremos y estamos muy a gusto. Pero imagínate que hay una situación de pareja complicada y pueden complicar realmente la situación», recalcaba. «No es nada agradable».

«El amor triunfa por encima de todos los obstáculos»

«Hemos sido una roca y hemos sido un equipo para pasar esto. Hemos querido estar juntos y aquí estamos. Hoy somos una familia. Tenemos a Lucía y estamos felices. Ha habido momentos duros, pero me considero un afortunado y un privilegiado porque trabajo en lo que quiero y tengo una familia maravillosa». Es lo que ha dicho al hablar de Malú y de las dificultades a las que han tenido que hacer frente desde que sus destinos se cruzaron. Desde luego, su historia de amor ha sido intensa: protagonistas de la actualidad rosa, una sonada dimisión y una hija en común.

También ha contado cómo él y la sobrina de Paco de Lucía acordaron mantener su noviazgo en secreto en los inicios. «Tuvimos mucha cautela por nuestras trayectorias profesionales porque cuando eso saliera a la luz iba a ser noticia». En la actualidad ambos prefieren ser cautos en lo relativo a su vida en común. «Lo llevamos con mucha discreción El amor triunfa por encima de todos los obstáculos que le quieras poner».

«Lucía es una santa»

En esta nueva etapa, Rivera se siente a gusto y tranquilo consigo mismo. «Duermo como un tronco». Encima tiene la suerte de que la hija que tiene con Malú es muy buena. «Lucía es una santa. No quiero ofender a ningún padre, pero mi hija duerme ocho horas cada noche. Duerme como una bendita. ¡Ya me pilla con 40″, añadía. A continuación ha contado en directo lo orgulloso que se siente de la cantante. «Malú sacó un temazo, ‘Tejiendo alas’ y vi cómo lo compuso con tanto cariño y cómo lo sacaba. Es un regalazo que le ha hecho Malú a su hija».