Alba Carrillo vuelve a la carga y está dispuesta a ir a por todas contra Feliciano López. Ha contratado nueva abogada, Teresa Bueyes, y amenaza con demandar a los que han hecho comentarios sexistas a su costa.

alba-carrillo
Alba Carrillo ha estado envuelta en muchas polémicas últimamente. Demasiadas como para no devaluarse como ‘celebrity’.

No tengo nada en contra de Alba Carrillo. Empecemos por ahí. Ni la conozco, ni la he entrevistado ni tengo a gente de su entorno con la que hablar. Tampoco la he llamado por teléfono, porque sus entrevistas son de pronto pago, ni me interesa particularmente su devenir por la vida, aunque peino habitualmente sus redes sociales porque son una fuente inagotable de inspiración. De hecho, gracias a su Instagram pude adelantar en este blog su ruptura con Feliciano antes de que diera la exclusiva.

Todo esto para llegar al titular: es un personaje en declive. Ni soltando lo más grande logra ocupar el lugar principal en una portada en una semana sin grandes noticias. Y eso ya dice mucho. Alba Carrillo ha dado demasiados titulares en los últimos meses como para que sean relevantes sus declaraciones.

alba-carrillo-1
Feliciano López sigue a lo suyo y, aunque le han adjudicado algunos ligues, de momento no parece tener sustituta para su exmujer.

En los últimos meses, Alba no ha callado ni debajo del agua, ha pisado charcos, ha dado alguna patada al diccionario y ha postergado su renovada carrera televisiva (o la han postergado a ella, que no puedo afirmar ni una cosa ni la otra). Vamos, que no ha atinado, la mujer.

Ya hemos llegado a un punto que ni los chascarrillos de Alessandro Lequio, su enemigo televisivo número uno, tienen gracia. Yo creo que hasta el ex de Ana Obregón se ha aburrido, porque le daba mucho más juego Belén Esteban. Where is it going to stop? (lo que en español quiere decir ‘¡dónde va a parar!’.

teresa-bueyes
Teresa Bueyes, su nueva abogada, con Paloma Gómez Borrero, con quien trabajó, al igual que Alba, en ‘Amigas y conocidas’, en TVE.

Alba Carrillo se ha ganado mucha animadversión, probablemente sin merecerlo. Por el contrario, Feliciano López, que sigue a lo suyo, a la raqueta, no está saliendo erosinado ni desgastado en este conflicto. Aunque el tenista parece cerrado en banda a las pretensiones económicas de la modelo, tampoco me da a mí que estará muy preocupado si pierde la batalla, ya que ha ganado (y seguirá ganando) pasta para aburrir.

Sin ser yo nadie para aconsejar a Alba Carrillo, lo que le recomendaría es que se reponga emocionalmente, si es que está mal, y busque apoyo en su familia, en Fonsi, con quien parece llevarse fenomenal. Sobre todo que desconecte y esté un tiempo en barbecho. No hay más que ver el ejemplo de Isabel Pantoja, que acaba de resucitar artísticamente después de estar entre rejas y defenestrada mediáticamente.

Alba también resurgirá como el Ave Fénix, pero más que como ‘celebrity’, como persona, que es lo que importa. Será feliz (igual ya lo es, aunque no lo parece), se olvidará del despecho y podrá decir lo de ‘dientes, dientes’. Aunque no lo dirá, porque habrá aprendido de sus errores.