La soprano ha hablado de su vida sentimental en ‘MasterChef Celebrity 5’, donde da el do de pecho como aspirante de cocina.


Ainhoa Arteta es una de las concursantes de ‘MasterChef Celebrity 5’ que más en serio se está tomado su participación en el ‘talent’ culinario de Televisión Española. Disciplinada y sin pelos en la lengua, la cantante lírica empieza a destacar como una de las aspirantes con mayor peso específico de esta edición. No en vano en la segunda entrega del programa ha sido uno de los principales apoyos de Josie quien, junto con Juanjo Ballesta, ha ejercido como capitán.

En uno de los primeros retos de la gala, el espacio se ha trasladado a los años 70 para preparar dos menús americanos ‘take away’ (para llevar). En un autocine de la capital han preparado los dos menús al estilo norteamericano que les han pedido los jueces. Y han aprendido la técnica gastronómica del embuchado. Josie y la soprano presentaban las ‘Salchichas Carusso’, un plato que no gustaba demasiado a Pepe Rodríguez, ni a Samantha Vallejo Nájera ni a Jordi Cruz. Sin embargo, durante su elaboración, ambos concursantes han tenido tiempo de compartir algunas confidencias.

«Solo he tenido cuatro relaciones»

© @ainhoarteta

«Eres como Liz Taylor», ha comentado el estilista a la cantante lírica. Ésta no ha tardado en aclararle: «He tenido cuatro maridos, pero solo he tenido cuatro relaciones». Incluso Florentino Fernández ha bromeado con la cantidad de veces que se ha casado Ainhoa Arteta. «Cuidado que como vayas un poco más para allá tienes que casarte con ella», le advertía a los jueces en un momento de la gala. No es la primera vez que la soprano habla de su larga lista de matrimonios. «Me he casado cuatro veces, pero no soy nada promiscua», recordaba en una entrevista con Pablo Motos en ‘El Hormiguero’ en noviembre de 2019. «Me enamoro y me caso, y así me salen las cosas”.

En junio del año pasado contrajo matrimonio con Matías Urrea en el Puerto de Santa María, Cádiz. En su charla con Motos detallaba cómo fue su idilio con este militar, director de comunicación del Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial. “No me pidió matrimonio en la primera cita. Coincidimos en una gala, quería sacarse una foto conmigo y con tantos galones le bromeé con que parecía un arbolito de Navidad y que esas fiestas le podía plantar en mi casa. Y así fue, en Navidad ya estaba en mi casa. Nos conocimos, intercambiamos teléfonos. Me empezó a conquistar porque me mandaba mensajes que eran poemas, y eso no lo había hecho ningún hombre. Lo que me acabó de ganar es que me mandó un foto del Hispania con todas las velas abiertas, que se relaciona mucho con mis mariposas blancas”, detallaba.

Un año de feliz matrimonio

Después tres años de noviazgo, la soprano y el capitán de corbeta se daban el ‘sí, quiero’ en una ceremonia civil celebrada en el Castillo de San Marcos. Unos 300 invitados fueron testigos de su compromiso. Entre ellos se encontraban Carmen Lomana, Susana Díaz, Antonia San Juan, Fiona Ferrer o Eugenia Martínez de Irujo.

A sus 55 años, Ainhoa Arteta ha dejado claro en más de una ocasión que lo suyo son as relaciones serias. Por eso siempre que se enamora decide pasar por el altar. En 2013 contrajo matrimonio con el barítono estadounidense Dwayne Croft, del que se separó tres años después. El cantante es el padre de su hija Ainhoa. Con otro de sus maridos, Jesús Garmendia, tuvo a su hijo Iker.

«Mi amigo, cómplice, compañero, amante»

© @ainhoaarteta

Pero es Matías quien le ha aportado un amor completo. «Mi amigo, cómplice, compañero, amante, padre ejemplar, mi enfermero, oyente… por muchos más te quiero cariño», escribía Arteta el pasado mes de junio, con motivo de su primer aniversario de boda.

Una aspirante poco experimentada

© TVE

Como consursante de ‘MasterChef Celebrity 5’, Ainhoa Arteta ha reconocido que no tiene una gran experiencia entre fogones. Su carrera musical la ha llevado por todos los rincones del mundo, pisando distintos escenarios en diversos países, por lo que apenas ha desarrollado su faceta como cocinera. En la primera edición del concurso reveló que llegó a quemar una cocina entera durante su estancia en Washington (Estados Unidos). Se le fue el santo al cielo… y se fue al teatro a actuar, olvidando que el pollo que estaba cocinando seguía dentro del horno encendido. Aquello acabó en disgusto. Un pequeño incendio y «5.000 dólares de multa que me pusieron los bomberos allí», revelaba.