A comienzos de febrero Adela González debutó en ‘Sálvame‘, donde llegó poco después del fulminante despido de Paz Padilla en Telecinco. Su debut acaparó todas las miradas y lo cierto es que cuatro meses después de su primer programa como presentadora la guipuzcoana cada vez se siente más cómoda. Hace bromas, baila, canta y desempeña su trabajo a las mil maravillas, no obstante, para muchos espectadores sigue siendo una gran desconocida. Suele mover mucho las manos, siendo precisamente estos gestos los que han dejado al descubierto el tatuaje que luce en su antebrazo: un corazón al que le acompaña un nombre.

Adela González tatuaje
Telecinco

Aunque es casi imposible ver qué significado esconde su dibujo debido a lo rápido que mueve sus extremidades, Adela González ha elegido un corazón de gran tamaño como tatuaje. Dentro de él ha incluido varios dibujos y, aunque no está relleno de color, sí que le ha añadido un nombre que comienza para la letra A. Esta es la primera vez que lo deja ver, por lo que es una incógnita si bien guarda otros en otros puntos de su piel o si, por el contrario, este es el único que le acompaña.

Adela suele dar paso a los vídeos de ‘Sálvame’, aportar rigurosidad y en ciertas ocasiones dar también su punto de vista, pero día tras días se da a conocer y se muestra mucho más abierta y divertida. Ella se define como alguien familiar, trabajadora, que disfruta mucho cocinando y ahora también hemos sabido que es amante de los tatuajes. Cabe señalar que antes de su llegada la periodista decía tener vértigo ante esta aventura laboral, pero con el tiempo ha demostrado que no hay proyecto que se le resista. La nueva presentadora de ‘Sálvame’ está pisando fuerte y, aunque a su llegada las audiencias habían descendido, poco a poco logran mantenerse, un logro en el que, por supuesto, ella tiene que ver.

Adela González tatuaje sálvame
Telecinco

«Mi incorporación a ‘Sálvame’ es, ante todo, un reto al que me asomo con el vértigo de formar parte del equipo líder de las tardes y, sobre todo, con mucha ilusión. Mi pasión es la comunicación, contar historias, y siempre lo he hecho con un estilo propio, natural y cercano (…) Creo que tras vivir estos dos largos años de pandemia, estamos muy cansados física y mentalmente. En esta enésima ‘vuelta a la normalidad’, necesitamos más evasión que nunca y ahí es donde me gustaría aportar mi granito de arena», comentó días antes de poner un pie en el plató del programa vespertino.