Adara Molinero y Rodri han encontrado el momento perfecto para irse de viaje juntos después de confirmar que mantienen una relación.


Adara Molinero y Rodri están pasando uno de sus mejores momentos. Después de confirmar su relación, la pareja ha llevado su romance con discreción. Pero ha llegado el momento de disfrutar de unos días de relax y desconexión juntos, y para ello no han dudado en coger un avión con destino a un lugar paradisíaco.

La pareja ha hecho las maletas para viajar hasta el destino favorito de los famosos, Ibiza. La ganadora de la última edición de ‘Gran Hermano VIP’ no dudó en compartir una imagen de las pantallas del aeropuerto de Madrid con todos los destinos, pero sin desvelar cuál iba a ser el suyo.

Desde el avión compartía también una imagen del ala del aeronave y una hora después, la foto que desvelaba el destino. La isla pitiusa ya está siendo testigo del ir y venir de muchos rostros conocidos, que eligen este lugar para desconectar y relajarse después de un año intenso de trabajo.

Por su parte, Rodri, también compartía imágenes de su llegada a su destino vacaciones. Después de pasar unas horas en Ibiza, la pareja celebraba que es su primer viaje como pareja en un restaurante. A la salida, Adara y Rodri se encontraban con la prensa justo en el momento en el que se desplazaban al coche para abandonar el establecimiento:

La pareja prefiere mantener su relación en un discreto segundo plano. No hay duda de que son la pareja del momento y conscientes de ello, cuando el periodista lo comenta con ellos a la salida del restaurante, provoca la sonrisa de Adara. Por su parte, Rodri prefería no hacer ningún gesto en su cara.

Una nueva etapa más cerca de Rodri

La modelo tenía muy claro que quería instalarse cuanto antes en su nueva casa en Madrid, tras haber dejado atrás la vida que había formado con Hugo Sierra y su hijo en Mallorca. Ahora desea estar más cerca de su madre, así como de su nuevo amor, Rodri. Sin embargo, problemas con la instalación del agua de su nueva vivienda le están impidiendo cumplir los plazos que se había establecido para estar viviendo en el que será su nuevo hogar.

“Me han dado el piso hecho una porquería. Con escapes de agua, de todo. Llamando, no me hacen ni caso, de vergüenza”, se quejaba Adara Molinero a los reporteros de ‘Europa Press’ al salir de su casa hecha un manojo de nervios por la situación con la que debe lidiar para reestablecer los suministros de agua en su nueva casa. Pese a tener este problema en mente, Adara no duda en lanzarle un dardo envenenado a Gianmarco Onestini, su exnovio y ahora peor enemigo mediático. Sus constante cruce de ataques parece no tener fin y estamos ante un nuevo capítulo que seguro traerá cola.