A pesar de que el DJ. aseguró en 2019 que sus deudas con Hacienda habían quedado saldadas, SEMANA pudo conocer que desde hace meses le reclaman 46.000 euros


Kiko Rivera lleva varios meses en el punto de mira por diferentes motivos. Además de la guerra familiar que le enfrenta a su madre, Isabel Pantoja, sus problemas económicos han hecho que su nombre acapare decenas de titulares y horas en los programas de televisión. Al artista se le acumulan los problemas y ya los lleva arrastrando desde hace un tiempo atrás. Aunque el hijo de Isabel Pantoja asegurara el pasado año, en 2019, que ya había saldado sus problemas con Hacienda y que estas habían quedado «a cero», lo cierto es que el fisco le sigue reclamando la importante cantidad de 46.000 euros. 

Kiko Rivera, ahogado por las deudas

Tal y como pudo saber SEMANA en exclusiva, desde hace dos mese que el Hacienda le pisa los talones al Dj. para que haga frente a esta deuda por la que se le reclama la cantidad exacta de 46.688,17 euros. Una cantidad que, dada la crisis generada con la pandemia, es más difícil que nunca saldar y que seguirá sumando intereses si no se resuelve pronto. De momento, Kiko Rivera e Irene Rosales no han hecho frente a esta deuda.

A pesar de que tras su paso por ‘Gran Hermano Dúo’, Kiko Rivera aseguró que ya había hecho frente a todo lo que la Agencia tributaria le reclama, SEMANA conoció a principios de noviembre esta deuda de casi 47.000 euros que se ha convertido en la gota que colma el vaso, ya que el DJ se encuentra en una situación cada vez es más agobiante. Por si fuera poca, la situación actual del país a causa de la pandemia no ayuda a que el hijo de Pantoja encuentre una solución, ya que a lo largo de estos últimos meses se ha dado cuenta de la imposibilidad real que existe de hacer frente a este pago próximamente. Y es que con el sector del ocio nocturno en jaque por el virus, las previsiones no son nada halagüeñas.

Isabel Pantoja, también en el punto de mira de Hacienda

No es únicamente Kiko Rivera el que ve como la Agencia Tributaria le pisa los talones con una deuda de casi 47.000 euros, la tonadillera también está en el punto de mira. Tal y como pudo saber SEMANA en exclusiva, la administración le solicita 248.319,74 euros “por una deuda no ingresada en periodo voluntario” y a la que se le ha sumado “recargo de apremio ordinario, intereses y costas del procedimiento”. Según los datos, esta cantidad debía haber sido satisfecha en octubre de 2020 tras haber pedido un aplazamiento de deuda, pero, llegada la fecha, la cantante no pagó y a día de hoy el fisco continúa tratando de ingresar el dinero adeudado.

Desde que en 2012 la Agencia Tributaria inspeccionase sus cuentas y le obligase a regularizar sus sociedades Franbel Artists, Pantomar, Pantoriver 56 y Rocío del Cielo, a la cantante se le reclaman cantidades millonarias que, a día de hoy, aún no ha podido satisfacer.