Bruna, la hija de Álex Casademunt, siente el vacío de la ausencia de su padre, pero su abuela ha destacado un detalle que les ha roto el corazón, pero que evidencia que la pequeña ha aceptado que su papá ya está en el cielo


La vida es dura y aún así merece la pena vivirla. El sentimiento que Álex Casademunt tras su muerte en su familia, amigos y todos aquellos que crecieron admirando su talento es de un inmenso dolor. Pero quizá hay que ver su marcha con la naturalidad con la que su hija Bruna, de tan solo tres años, ve la ausencia de su padre, a sabiendas de que está en el cielo cuidándola y velando por que tenga una vida plena y feliz. Sin embargo, para los adultos ver la reacción de la hija de Álex Casademunt nos provoca un agujero en el estómago, un dolor empático que hemos sentido tras conocer en boca de la madre del cantante las palabras de su nieta echando de menos a su padre y, después, descubriendo que es una estrella del cielo.

Álex Casademunt falleció el pasado 2 de marzo a los 39 años de edad a consecuencia de un trágico accidente de tráfico en Mataró. Su vehículo perdió el control a la salida de una rotonda y terminó empotrado contra un autobús urbano. No se pudo hacer nada para salvar su vida. Con su muerte, el cantante dejaba a su hija Bruna, fruto de su relación con Laia, con la que rompió cuando esta estaba embarazada de cuatro meses, pero con la que siempre mantuvo contacto por el bien de su princesa. Una niña que cuenta con todo el amor del mundo, pero que ahora nota la ausencia de su padre, como así ha desvelado su abuela.

© Redes sociales

Rosa, la madre de Álex Casademunt, ha querido compartir con el programa de Telemadrid ‘Juntos’ cómo está llevando la pequeña Bruna la falta de su padre. Lo explica narrando una anécdota que ha roto el corazón de su familia y que ha provocado la emoción en el público. La abuela asegura que “hoy me la han traído y no ha preguntado por su papá”, siendo la primera vez que esto sucedía desde el accidente en el que perdió la vida. Un hecho relevante, pues parece que la niña ha comprendido que su padre ya no está, al menos no entre ellos, sino en el cielo. “Al salir y ver una estrella ha dicho: ‘Ahí está papá y se ha puesto a cantar. Ha cantado una canción que solía cantar Álex”. Un gesto que ha dejado sobrecogido a su familia en un primer momento y también al público al escucharlo.

© Redes sociales

Un reproche para su hijo, Álex Casademunt

Rosa ha querido también tener unas bonitas palabras para su hijo, que a buen seguro las podrá escuchar allá donde esté: “A mi niño lo querían un montón y mi niño a todos. Sin excepción. Todos sin excepción un doce, no un diez, un doce”. Pese a sentir el cariño de los amigos de su hijo, no deja de martirizarse con la “tonta” forma de morir de Álex Casademunt “por ir rápido” con el coche. Una posibilidad sobre la que trabajaba la policía tras el siniestro y que ha desvelado tras comprobar las marcas de frenadas resultantes en la carretera.