El monarca se encuentra en la Unidad de Cuidados Intensivos de un hospital de Oslo, donde le han sustituido la válvula aórtica.


Malas noticias para la Familia Real Noruega. El rey Harald se encuentra ingresado en la Unidad de Cuidados Intensivos del hospital Reino de Oslo, donde ha sido operado este viernes de corazón. Al monarca se le ha realizado un cambio de válvula que se le había implantado por primera vez en el año 2005. Tras la intervención quirúrgica, fuentes de la Casa Real noruega han confirmado que la operación ha sido un éxito. No obstante, debido a la edad del monarca (83 años) y al tipo de operación, el equipo del Servicio de Cardiología del centro, encabezado por el doctor Bjørn Bendz, ha considerado que durante las próximas horas permanezca en la UCI para controlar mejor la evolución de su estado de salud.

Se la ha sustituido la válvula aórtica

Según los facultativos, el monarca ha estado consciente durante la operación. Y es que la suya no ha sido una operación a corazón abierto, sino a través de la ingle. Por este motivo se ha usado anestesia local. Esto ha permitido que el rey Harald haya mantenido el conocimiento en todo momento en la intervención. Ésta ha consistido en la sustitución de la válvula aórtica. Algo que se ha realizado en varias fases. Primero se le ha instalado un marcapasos temporal. Después se insertó una nueva válvula cardíaca biológica a través de una arteria inguinal que pasó al interior de la válvula antigua.

GTRES

«Las válvulas de ese tipo tienen una vida de 10 a 15 años, por eso no es inusual que se tengan que repetir este tipo de operaciones después de un tiempo», reza el comunicado enviado antes de la operación del Rey. «Su majestad ha pasado controles rutinarios y los exámenes que hemos hecho últimamente muestran que era necesaria esta operación para mejorar su respiración«, ha señalado su médico, Bjørn Bendz.

Tres operaciones en los últimos diez meses

Se trata de la cuarta operación a la que se somete el padre de Haakon y Margarita de Noruega. En los últimos diez meses ha tenido que ingresar tres veces en el hospital y estar bajo constante vigilancia médica debido a sus problemas cardiacos y los respiratorios derivados de su dolencia.

GTRES

El soberano noruego ha mantenido su agenda de actos oficiales hasta hace poco. Arincipios de septiembre asistía, también con su esposa, a la confirmación de Sverre Magnus de Noruega, el hijo pequeño del príncipe Haakon y la princesa Mette-Marit, celebrada en la iglesia de Asker. Por su parte, el pasado 25 de septiembre acudió al fin de temporada de navegación del yate real, Royal Norwegian Ship, en la capital de su país. Entonces se le vio charlando con la tripulación, a los que dio las gracias por su labor acompañado de la reina Sonia (81) y su hijo Haakon. Tras aquella cita, el rey empezó a encontrarse mal. Sufrió unos mareos y llegó a perder el equilibrio, por lo que estuvo unos días bajo observación en un centro hospitalario. Su estado no revestía gravedad, pero se tomaron todas las medidas pertinentes para garantizar que no había contraído la Covid-19. Fue dado de alta tres días después, pero ha permanecido de baja por enfermedad mientras se le sometía a más pruebas médicas. Unos días antes, el monarca había sufrido otro revés de salud: una infección vírica que le impidió presidir el Consejo del Reino.

El Príncipe Haakon sustituirá a su padre durante su convalecencia

Aunque su estado de salud «es bueno», se prevé que el rey Harald esté de baja durante todo el mes de octubre. Por este motivo, su hijo Haakon (47 años) tomará el testigo y asumirá sus funciones como cabeza de la Familia Real noruega. Al fin y al cabo es el Heredero a la Corona de su país y está sobradamente preparado para hacer de ‘rey en funciones’. En el país escandinavo se especula con la posibilidad de que el monarca, ante su delicado estado de salud, abdique a favor de Haakon. Pero, de momento, palacio no se ha pronunciado al respecto. El soberano pretende retomar el trabajo en cuanto esté totalmente recuperado.