Abdullah y Rania de Jordania causaron baja en el enlace de la princesa Raiyah, hermana menor del monarca. La primera boda real del año tuvo un perfil bajo, íntimo y casi secreto.


Las bodas reales sigue cautivando nuestra imaginación por aquello de los cuentos de hadas. Todo ha cambiado mucho, es cierto, pero ver darse el «sí, quiero» a reyes, reinas, príncipes y princesas, nos encanta. El último enlace ‘royal’, sin embargo, no ha sido como esperábamos. La princesa Raiyah de Jordania, hermana del rey Abdullah de Jordania y cuñada de la reina Rania, ha contraído matrimonio con el periodista británico Ned Donovan, y la ceremonia ha distado mucho de los cánones habituales de la realeza y ni se ha acercado a esa idea fantasiosa de las mil y una noches al tratarse de una princesa árabe. No ha faltado, eso sí, mucho amor y romanticismo.

Quienes sí han faltado han sido, precisamente, el monarca hachemita y su esposa. Eso ha hecho saltar las alarmas. La novia es la menor de los cuatro hijos que tuvo el rey Hussein de Jordania con su última esposa, la reina Noor. Es decir, es medio hermana de Abdullah. Mucho se ha especulado desde la muerte de Hussein, acaecida en 1999, sobre la supuesta frialdad entre la reina viuda y el primogénito de aquel soberano.

Durante un tiempo Noor pugnó para que su hijo mayor, el príncipe Hamzah, fuera el heredero al Trono. Y de hecho lo fue de su hermano mayor, Abdullah, cuando este ya se había convertido en rey, desde 1999 a 2004. Pero el asunto no resistió más y el actual monarca hizo cambiar la ley de sucesión para que fuera su primogénito con Rania, el príncipe Hussein, su continuador en la dinastía.

Esto lógicamente no sentó una base demasiado buena para sus futuras relaciones, aunque aparentemente todo está bien. Noor de Jordania, de 68 años, reside ahora entre Jordania, Washington y Londres, conserva el título de reina viuda y se dedica a labores solidarias. Sus casi 20 años de matrimonio con el recordado rey Hussein pasaron a la historia y sus cuatro hijos han sido desplazados en la línea de sucesión por debajo de los de Abdullah y Rania. Por otro lado, su halo de reina glamourosa y cosmopolita (es norteamericana de nacimiento) fue sustituido rápidamente por la bella, joven y elegante Rania.

Volviendo a esta boda. Tuvo lugar en Londres y en circunstancias muy especiales, se podría decir que también de confinamiento. Es la primera boda real del año, pero casi ha sido un secreto de no ser porque la novia ha compartido unas fotografías de su enlace en su cuenta de Twitter. Así lo ha contado: «¡Gracias a todos por vuestros cariñosas felicitaciones de boda! Originalmente estaba prevista para abril en Jordania, pero la pandemia retrasó esos planes y era más seguro para la familia de mi marido que se celebrase en Reino unido. Rogamos a Dios que podamos hacerlo en Jordania una vez que la situación lo permita».

A diferencia de la princesa Beatriz de York, que se iba a casar el pasado 29 de mayo, la princesa Raiyah de Jordania decidió posponer su boda, pero no cancelarla.

La novia, que tiene 34 años, estudió en la Universidad de Edimburgo y tiene un máster en Literatura Japonesa por la Universidad de Columbia de Nueva York. El novio es Ned Donovan, un corresponsal que ha trabajado para The Daily Mail y The Times, y es hijo de Patrick Donovan y de la escritora Tessa Dahl, hija del famoso escritor infantil Roald Dahl, autor de ‘Charlie y la fábrica de chocolate’, quien por tanto es su abuelo. La pareja se comprometió el 26 de octubre de 2019. Para este enlace el joven ha tenido que convertirse al Islam.

La ceremonia religiosa tuvo lugar al aire libre, en unos jardines sin especificar dónde, y guardando la distancia social entre los novios y los invitados acorde a las medidas contra la Covid-19. En un ambiente muy íntimo y recogido. La princesa Raiyah lucía un bonito vestido de encaje bordado con cola, inspirado en los tradicionales caftanes jordanos, junto a un velo y una diadema puesta sobre la frente adornada con un broche de zafiro de su madre.

Pese a la cercanía de sangre con los reyes de Jordania estos finalmente no pudieron viajar a Londres. El monarca solo se ha manifestado a través de un comunicado oficial de la Casa Real Hachemita, en el que felicitan al matrimonio asegurando que su hermana se ha casado «con las bendiciones del rey Abdullah». Es de esperar que cuando la boda se repita o se organice algún otro tipo de celebración en Jordania, el rey y su esposa puedan asistir y felicitarla en persona.

No será la única boda en la familia. Pues justamente se acaba de anunciar el compromiso entre el príncipe Nayef Bin Asem, primo del rey Abdullah, con Farah Bint Nasser Al Luhaimaq.