La reina Rania de Jordania viaja con su esposo a Nueva York para recibir un premio por la Paz. Su impecable look vuelve a acaparar la atención.


La reina Rania de Jordania ha vuelto a la escena internacional con el brillo que la caracteriza. En concreto en Nueva York, donde se mostró como el mejor apoyo de su marido, el rey Abdullah, a quien le entregaban un importante premio por su labor a favor de la paz.

Se trataba del galardón Camino hacia la Paz,  que reconoce «la promoción de la armonía y el diálogo interreligioso, así como el refuerzo de las perspectivas de paz y los esfuerzos humanitarios de Jordania para acoger a los refugiados».

Redes sociales.

El monarca reaparecía tras haber sido operado de la espalda en Frankfurt (Alemania) a principios del pasado abril. Fue sometido a una intervención de disco intervertebral en la columna, que afortunadamente salió bien y de la que se ha recuperado a tiempo para poder viajar a Estados Unidos para recibir este reconocimiento.

Redes sociales.

Muy orgullosa de su esposo, la propia reina compartía varias fotos en sus perfiles sociales: «Con Su Majestad durante la entrega del Premio Camino a la Paz en Nueva York. Es un honor compartir este galardón que reconoce su incansable compromiso con la tolerancia religiosa, el diálogo interreligioso y la paz».

Redes sociales.

Como siempre, Rania de Jordania también volvía a acaparar grandes elogios gracias a su estilo. Para esta cita eligió un original vestido largo de gasa plisada con manga abullonada y cuello alto de la firma saudí Daneh, aunque no pertenece a una colección actual sino a la línea resort de 2019. La soberana lo completó con un lazo rojo a modo de cinturón, que incorporaba un toque joya en el cierre.

Y en su mano llevaba un clutch de Bottega Veneta, el conocido modelo «nudo», que también tiene la Reina Letizia y Meghan Markle, entre muchas otras.

El efecto al caminar era impresionante, ya que el plisado se abría dejando a la vista rayas verticales en varios colores, entre ellas una contrastada en rojo.

Redes sociales.

Una vez más, Rania se eleva sobre el mundo de las ‘royals’ combinando a la perfección la tradición árabe con las tendencias más actuales de la moda. Si en sus últimas apariciones públicas la habíamos visto lucir preciosos caftanes (uno de ellos de Muzungu Sisters, la firma de Tatiana Santo Domingo), en esta ocasión se ha decantado por un estilo más occidental, pero respetando la tradición musulmana. Es decir, sin lucir escote ni brazos al aire.

Rania de Jordania tampoco necesita mostrar mucha piel para resultar atractiva y sensual. A sus 51 años (cumplirá 52 el 31 de agosto) continúa estando en el top de las mujeres más elegantes del mundo. Y además en estos últimos meses, en los que ha apoyado a su marido durante el complot que pretendía derrocarle, con la participación de su hermanastro el príncipe Hamzah, su cariño se ha fortalecido y su imagen se ha hecho mucho más ‘humana’.

Queen Rania.

Ver a la reina compartir algunas citas con mujeres de su país, almorzando con ellas entre charlas, risas y abrazos, ha conseguido cambiar la idea de una Rania más inalcanzable y estirada de otros tiempos.