La imagen del príncipe Carlos Felipe de Suecia ha sido usurpada para cometer estafas que ya se cifran en miles de euros. Desde palacio han alertado de los pocos escrúpulos de los delincuentes que se esconden tras la identidad del apuesto príncipe sueco


El príncipe Carlos Felipe de Suecia está contando ya los días ya para ser padre de familia numerosa, a la espera de que Sofía Hellqvist dé a luz a su tercer hijo. Una felicidad que ahora se ha visto oscurecida por un problema que le está generando un gran desasosiego y es que acaba de enterarse de que su identidad ha sido suplantada y no precisamente para hacer el bien. Su buen nombre e imagen están ahora ensuciados por culpa de un estafador, que se ha hecho pasar por el hijo de los reyes Carlos Gustavo y Silvia de Suecia, tal y como se han apresurado a informar desde la Royal Central para evitar que más víctimas terminen cayendo en las redes de este impostor que aprovecha la buena fama del príncipe para amasar fortuna a través de estafas con las que ha conseguido ya miles de euros.

Este individuo que se hace pasar por el príncipe Carlos Felipe de Suecia ha estado poniéndose en contacto a través de una conocida aplicación con ciudadanos de a pie. Su pretensión es pedir sin más dinero a desconocidos, alegando ser el apuesto príncipe -incluso con un pasaporte falso que probaría su identidad- y prometiendo que lo recaudado sería destinado a los más desfavorecidos en tiempos de necesidades y crisis. El problema llega cuando muchas personas han caído en la trampa y con sus mejores intenciones han aportado su granito de arena a ayudar al prójimo, sin saber que en realidad con el que hablaban no era el príncipe Carlos Felipe y que su dinero no iba a ser destinado a causas sociales, sino a engrosar las cuentas corrientes del delincuente.

Gtres.

La liebre de este delito de estafa y suplantación de identidad saltó cuando una de las víctimas ha puesto en conocimiento de las autoridades que supuestamente el príncipe Carlos Felipe de Suecia le había pedido dinero por mensaje directo y que, tras realizar una aportación solidaria de mil euros, había sido bloqueada y no tenía forma de contactar más con el royal. Fue aquí cuando se percató de que algo no cuadraba, por lo que no solo ha hecho llegar toda la información, capturas de las conversaciones y el resguardo del ingreso realizado a la policía, sino también a Palacio, para poner en alerta a la familia real del delito que se está cometiendo en nombre de uno de sus miembros más queridos, no solo en Suecia.

El Tribunal sueco ya se ha puesto manos a la obra para tratar de identificar a este estafador sin escrúpulos, como así ha querido dejar claro Margareta Thorgren, gerente de información del alto tribunal a ‘Expressen’: “Esto es algo que lamentablemente ocurre cada vez con más frecuencia. Lo sabemos y actuamos en consecuencia, por supuesto que ha sido denunciado y será un asunto policial. Por lo que tengo entendido, es muy difícil encontrar al remitente de la organización que realiza tales actividades”, aunque no cesarán hasta que sea detenido y puesto a disposición policial y juzgado por estafa y suplantación de la identidad del príncipe.

Linda Broström/Kungl. Hovstaterna

El príncipe Carlos Felipe, ya acostumbrado a esto

El problema de que se le suplante la identidad al príncipe Carlos Felipe de Suecia parece ya recurrente y es que tristemente no es la primera vez que se enfrenta a este quebradero de cabeza. Y, tal y como señalan, posiblemente no será la última. El pasado año, desde el palacio real sueco ya se informaba de que habían sido conocedores de que en una página web fraudulenta se hacían pasar por el hijo de los reyes de Suecia con un claro fin lucrativo. Lo hacían a través de un comunicado de prensa oficial con el que querían alertar a los ciudadanos de este peligro latente, para sí evitar que sean víctimas de esta incómoda estafa para los Bernardotte, dado que ensucia su buen nombre al usar su imagen para delinquir.

“Ha llegado al conocimiento de la corte que existe una página web falsa que dice representar a Su Alteza Real el príncipe Carlos Felipe de Suecia, con una fundación que opera en su nombre. Esta página web envía invitaciones para supuestos eventos y pide a los destinatarios que donen dinero a una fundación a nombre de Carlos Felipe. Todas las comunicaciones se remiten en inglés. La Casa Real quiere advertir al remitente y dejar claro que esto es falso y que no representa ni al príncipe Carlos Felipe ni a la fundación”, alertaban. La historia se repite y una vez más el apuesto príncipe vuelve a sufrir una suplantación de su imagen para encontrar víctimas para cada vez más estafas sin escrúpulos en tiempos de necesidad.