La Familia Real noruega ha pasado una de las Navidades más extrañas y es que el suicidio de uno de sus exmiembros, el exmarido de la princesa Marta Luisa de Noruega, Ari Behn, les ha dejado descolocados. El foco de la atención mediática se ha centrado en el seno de su familia y ahora se tratan de conocer cada vez más detalles sobre cómo era la vida del exyerno del rey Harald de Noruega y los motivos que le empujaron a quitarse la vida el día de Navidad.

Este viernes tendrá lugar una ceremonia en memoria de Ari Behn, en la que presumiblemente asistirán algunos de los miembros de la primera familia de Noruega. Al menos se espera que asista su exmujer, la princesa Marta Luisa, acompañada de sus tres hijas, para que puedan dar su último adiós a su padre. Sin embargo, el misterio está en si tendrá un aire más oficioso e institucionalista su funeral, tras haber formado parte de la familia real noruega, a pesar de que salió de la misma de forma apresurada y rodeado de grandes dosis de polémica.

Ahora, el rey Harald de Noruega ha vuelto a recordar la tragedia que ha supuesto para la opinión pública de su país el suicidio de Ari Behn. Lo ha hecho durante su tradicional discurso navideño, que ha comenzado con un gesto hacia el padre de tres de sus nietas adolescentes: “Varios de nosotros empezamos el Año Nuevo con tristeza en nuestros corazones, pero la esperanza nos pertenece a todos. Mi deseo esta noche es que la esperanza nos inunde a todos”, aseguraba el rey de los noruegos en su speech.

Estamos fuertemente afectados por la muerte de Ari Behn. Hay consuelo en todos los buenos recuerdos y bellas palabras que se han dicho sobre el padre de tres de nuestros queridos nietos. A veces, la vida es demasiado corta. Para algunos se oscurece tanto que nada ayuda. Ni siquiera el amor de sus seres queridos. Algunos no ven otra manera de afrontar la vida. Los que quedan deben seguir. Más aún sin la persona que amaban”, reconoce Harald de Noruega, apenado por la pérdida de una persona tan importante en la vida de sus nietas.

“Sabemos muy poco sobre lo que está por venir. La incertidumbre nos hace a todos vulnerables. Lo mejor que podemos hacer es estar unos con otros, vernos, recordar decirnos buenas palabras. Mis pensamientos esta noche están especialmente con todos aquellos que salen del año viejo con un triste vacío, porque falta alguien con quien estaban felices”, daba por finalizado la alusión de Harald de Noruega hacia su exyerno, Ari Behn.