Meghan Markle y el príncipe Harry han colaborado con una organización benéfica como cualquier voluntario. Te ofrecemos todas las imágenes.


Meghan Markle y el príncipe Harry en Los Ángeles. Era una de las fotografías más esperadas, pero no había tenido lugar hasta ahora. El matrimonio ha sido fotografíado como jamás les habíamos visto: cubiertos, tratando de no ser contagiados con guantes e intentando pasar desapercibidos ambos con gorras. ¿El motivo? No es otro que solidario. Una cámara les ha captado entregando alimentos en nombre del ‘Ángel de la comida’, el cual no tiene ánimo de lucro y, además, tiene la sede en la ciudad en la que la pareja se acaba de afincar.

Meghan Markle

Estaban vestidos con ropa sport, trataban de ir sigilosos y sin apenas llamar la atención. Así lo demuestran las imágenes exclusivas de ‘Daily Mail’, donde se puede ver cómo los duques llegaban a los Apartamentos Comunitarios Sierra Bonita en West Hollywood. Hasta allí les acompañó su equipo de seguridad, aunque prefirieron acudir sin la presencia de ellos. Los escoltas tan solo les siguieron en un coche cercano y dejaron que Meghan y él se acercaran en solitario a la dirección que tenían agendada. Eso sí, cumpliendo aparentemente con las reglas que la situación actual obliga. La protección debía ser máxima y ellos quisieron ser escrupulosos tanto por ellos como por el resto. Pero fijándonos en las instantáneas que el medio ofrece el cuidado no era tan al milímetro: el nieto de la reina Isabel II no lucía guantes y tan solo llevaba una bandana azul en su rostro. La que fuera actriz en cambio optó por una mascarilla quirúrgica y un guante en su mano derecha.

Meghan Markle príncipe Harry

De este modo, Meghan y Harry se han unido esta semana a la lucha contra esta enfermedad que tantas vidas ha apagado. Cada uno de ellos portaba su respectiva bolsa azul y llegaron como cualquier ciudadano, aunque se intuía cierto nerviosismo sobre todo en él. Una cita a la que acudieron con dos atuendos sencillos: ella con un pantalón negro y una camisa blanca, él con un pantalón beige y un polo azul. Allí les esperaba una organización que protege a personas con enfermedades críticas que ahora son pacientes de alto riesgo, aunque ninguno de los integrantes de la asociación les esperaba. Su presencia fue una auténtica sorpresa.

Así fue el primer contacto de Meghan y Harry con ellos

Así lo revela uno de ellos. Dan Tyrell escuchó a Meghan cuando llamó al telefónillo, pero jamás imaginó que se trataba de ella. «Hola, soy Meghan del Proyecto ‘Ángel de la comida'», dice Dan, un enfermo de VIH que tiene la presión arterial profundamente alta. Aunque, en un principio, no cayó en la cuenta, cuando vio Harry y su cabello pelirrojo se percató de la identidad de ambos. Sin embargo, ninguno dijo nada. Se limitaron a hacerse llegar buenos deseos y sin más abandonaron el lugar. «Aquí está tu comida y gracias. Esperamos que estés bien», espetaron. No hubo presentación alguna y Tyrell no quiso que así fuera para evitar que, en algún momento, se pudieran sentir incómodos. «Que alguien venga y entregue la comida es increíble, nos hace sentir que a alguien le importa afuera. Entonces para Harry y Meghan hacer esto es increíble», comenta.

En las instantáneas se puede ver cómo es Meghan quien en ese momento llevaba la voz cantante, iba un paso por delante de Harry y, además, quien se quiso cerciorar de que estuvieran en la dirección correcta. De hecho, fue poco después de que Meghan abriera la puerta cuando el hijo de Carlos de Inglaterra demostró que no deseaba tocar las zonas comunes con el fin de que no hubiera propagación alguna. La sostuvo con el pie, evitando así el contagio y cuando tuvieron contacto con una de las personas de la organización quisieron guardar en todo momento la distancia de seguridad.

El director de la organización ha dado más detalles

Quien también ha ofrecido declaraciones sobre este curioso momento ha sido el director de ‘Ángel de la comida’, Richard Ayoub, que relató a ‘People’ que Meghan y Harry mantuvieron un perfil bajo durante su voluntariado. «Se comprometieron (…) solo querían asegurarse de que las personas sintieran amor y el aprecio. Su objetivo era realmente honrar a nuestro personal y voluntarios siendo unos más (…)». Y es que antes de realizar el reparto que se puede ver en las fotografías, visitaron previamente la organización y el director les hizo un gran recorrido. Se reunieron con los chefs de la organización sin ánimo de lucro y fueron advertidos de lo importante que eran las medidas de seguridad para no contagiar ni ser contagiados. «Lo que dijo Meghan es que quería mostrar a Harry Los Ángeles a través de los ojos de la filantropía. Es precioso«, apuntó Richard.