Mette-Marit de Noruega nos ha dado un susto después de su última aparición: la princesa heredera cumplía con un compromiso oficial cuando empezó a encontrarse mal, lo que la obligó a ausentarse del mismo sin haberlo finalizado.

mette-marit de noruega
Gtres.

Desde que en 2018 la Casa Real anunciase que padece una fibrosis pulmonar crónica, Mette-Marit ha continuado atendiendo a su agenda dentro de una cierta normalidad. Ya comunicaron entonces que la princesa debería guardar más periodos de reposo, pero que en lo esencial seguía al pie del cañón.

mette-marit de noruega
Gtres.

La esposa del príncipe Haakon se encontraba de visita en el Centro de Mujeres de la Cruz Roja Stella, del que es su presidenta de honor. Sin embargo, cuando llevaba unas horas en la institución, la princesa comenzó a tener síntomas de cansancio, al parecer provocados por los medicamentos que debe tomar para aliviar su enfermedad. La prensa que la seguía durante esta jornada fue informada de que la princesa Mette-Marit no podría atenderlos, tal y como estaba previsto.

mette-marit de noruega
Gtres.

Esto obligó a que tuviera que cancelar su visita y los posteriores actos programados. Mette-Marit de Noruega se marchó a casa para recuperarse. Hay que recordar que el pasado mes de agosto se contagió de coronavirus. Las alarmas por su estado de salud han vuelto a saltar, aunque desde la Casa Real han tranquilizado sobre la situación. La princesa, de 49 años, se encuentra bien. Tampoco es la primera vez que la princesa debe cancelar algún compromiso por motivos de salud.

Eso sí, Mette-Marit de Noruega no tiene ningún acto en su agenda oficial durante al menos los próximos doce días. Tiempo suficiente para que pueda descansar y volver al trabajo con todas sus fuerzas.