Mette-Marit y Haakon de Noruega se encuentran en aislamiento por el coronavirus... pero lo hacen en su preciosa casa de verano. Estas son sus rutinas, deportes, libros...


El confinamiento en nuestros respectivos hogares hace que ahora, por lo general y teletrabajo aparte, tengamos más horas para nosotros mismos. Parece ser el caso de Haakon y Mette-Marit de Noruega, quienes a falta de una agenda oficial a causa de la crisis del coronavirus, han decidido pasar la cuarentena en uno de sus lugares favoritos: su casa de verano. Y desde allí la princesa nos ha hecho llegar un buen número de fotografías que retratan sus momentos más íntimos y relajados, al tiempo que aprovecha para darnos algunos consejos para sobrellevar mejor el encierro.

Su residencia se encuentra en Vogts Villa, en la pequeña isla de Dvergsøya, situada frente a la costa de Kristiansand, lugar donde nació la princesa Mette-Marit. Este es un lugar especialmente querido para ella, puesto que aquí solía pasar junto a su familia las vacaciones de verano.

Con el tiempo y una vez casada con el heredero noruego, el matrimonio decidió construirse en este singular espacio su casa estival. Aunque no sin polémica, por lo que suponía de alteración del paisaje. Finalmente consiguieron el refugio de sus sueños, contemplando los criterios ecológicos, y desde hace más de una década hacen buen uso de él. Siempre que tienen ocasión se escapan hasta este paraíso natural, donde disfrutar del sol y el mar del norte. De hecho, aquí suelen realizar el tradicional posado oficial cada verano con sus dos hijos, los príncipes Ingrid Alexandra y Sverre Magnus.

No nos extraña que Haakon y Mette-Marit se hayan desplazado hasta aquí, si bien su residencia oficial de Skaugum, a unos 20 kilómetros de Oslo, tampoco está nada mal. La ventaja de su casa de verano es que allí se puede disfrutar de un aire incomparable, lo cual le viene muy bien a la princesa, quien hace más de un año fue diagnosticada con una rara fibrosis pulmonar. Esto no le ha impedido continuar con sus labores públicas, aunque han tenido que reducirse notablemente para facilitar su descanso.

También los reyes Harald y Sonia de Noruega están confinados como medida de seguridad. En su caso lo hicieron a su regreso de un viaje oficial en Jordania y actualmente están en su residencia de Kongsseteren. En un mensaje televisado a la nación, el monarca animaba a seguir las pautas sanitarias contra el coronavirus.

Y en estas circunstancias Mette-Marit de Noruega trata de pasar el tiempo lo mejor posible. Se encuentra en la mejor compañía, la de su marido, con el que tras casi 19 años de matrimonio, se muestra tan enamorada como el primer día. Aunque los inicios de su relación no fueron precisamente fáciles, debido al ‘pasado salvaje’ de la joven, el tiempo les ha dado la razón. El uno es el mejor apoyo para el otro. Así lo dejan ver en estas bonitas imágenes que la princesa ha compartido en su cuenta de Instagram. En ellas nos deja ver diferentes rincones de su hogar, nos habla de lo que hace para entretenerse y hasta nos da recomendaciones de lectura. Asegura que mantener la moral alta es primordial.