El confinamiento en nuestros respectivos hogares hace que ahora, por lo general y teletrabajo aparte, tengamos más horas para nosotros mismos. Parece ser el caso de Haakon y Mette-Marit de Noruega, quienes a falta de una agenda oficial a causa de la crisis del coronavirus, han decidido pasar la cuarentena en uno de sus lugares favoritos: su casa de verano. Y desde allí la princesa nos ha hecho llegar un buen número de fotografías que retratan sus momentos más íntimos y relajados, al tiempo que aprovecha para darnos algunos consejos para sobrellevar mejor el encierro.

Su residencia se encuentra en Vogts Villa, en la pequeña isla de Dvergsøya, situada frente a la costa de Kristiansand, lugar donde nació la princesa Mette-Marit. Este es un lugar especialmente querido para ella, puesto que aquí solía pasar junto a su familia las vacaciones de verano.

Con el tiempo y una vez casada con el heredero noruego, el matrimonio decidió construirse en este singular espacio su casa estival. Aunque no sin polémica, por lo que suponía de alteración del paisaje. Finalmente consiguieron el refugio de sus sueños, contemplando los criterios ecológicos, y desde hace más de una década hacen buen uso de él. Siempre que tienen ocasión se escapan hasta este paraíso natural, donde disfrutar del sol y el mar del norte. De hecho, aquí suelen realizar el tradicional posado oficial cada verano con sus dos hijos, los príncipes Ingrid Alexandra y Sverre Magnus.

No nos extraña que Haakon y Mette-Marit se hayan desplazado hasta aquí, si bien su residencia oficial de Skaugum, a unos 20 kilómetros de Oslo, tampoco está nada mal. La ventaja de su casa de verano es que allí se puede disfrutar de un aire incomparable, lo cual le viene muy bien a la princesa, quien hace más de un año fue diagnosticada con una rara fibrosis pulmonar. Esto no le ha impedido continuar con sus labores públicas, aunque han tenido que reducirse notablemente para facilitar su descanso.

También los reyes Harald y Sonia de Noruega están confinados como medida de seguridad. En su caso lo hicieron a su regreso de un viaje oficial en Jordania y actualmente están en su residencia de Kongsseteren. En un mensaje televisado a la nación, el monarca animaba a seguir las pautas sanitarias contra el coronavirus.

Y en estas circunstancias Mette-Marit de Noruega trata de pasar el tiempo lo mejor posible. Se encuentra en la mejor compañía, la de su marido, con el que tras casi 19 años de matrimonio, se muestra tan enamorada como el primer día. Aunque los inicios de su relación no fueron precisamente fáciles, debido al ‘pasado salvaje’ de la joven, el tiempo les ha dado la razón. El uno es el mejor apoyo para el otro. Así lo dejan ver en estas bonitas imágenes que la princesa ha compartido en su cuenta de Instagram. En ellas nos deja ver diferentes rincones de su hogar, nos habla de lo que hace para entretenerse y hasta nos da recomendaciones de lectura. Asegura que mantener la moral alta es primordial.

1Un matrimonio al sol

Esta es una de las fotografías con las que Mette-Marit nos saluda. Un ‘selfie’ junto a su marido, Haakon, los dos muy sonrientes y al sol, lo que no impide que lleven gorritos de lana. Porque en los países escandinavos aún hace fresquito… También llevan albornoces, lo que puede indicar que acaban de nadar o de tomar una sauna.

2Un lugar privilegiado

Esta pequeña isla al sur de Noruega es su refugio preferido, no solo para el verano. La temperatura más cálida hace que sea un lugar benigno para la princesa, quien desde hace un año padece fibrosis pulmonar. Como ella misma ha dicho, eso le hace estar más cansada de lo habitual. Pero aquí repone fuerzas.

3Muy positiva

En este mensaje de Instagram se muestra muy positiva. Ella misma dice que comparte estas fotos «en un momento muy especial». En medio de una crisis mundial por el coronavirus, Mette-Marit está dispuesta a darnos algunas claves para estar mejor.

4Saludos desde el salón

Sentada de manera informal en el salón de su casa, Haakon capta este momento tan relajado. La princesa cuenta que tienen la oficina en casa, que mantienen reuniones telefónicas… y realizan otras tareas para «mantener la moral alta».

5Relajados

También afirma que hace otras tareas como caminar o nadar. En esta foto retrata al príncipe Haakon sentado en el salón con vistas al mar, junto al perro de la familia. Como vemos, la decoración es acorde con el entorno, blanca, fresca y dejando pasar la luz natural.

6Recuerdo para los enfermos

Por supuesto, no se olvida de aquellos que lo están pasando mal en estos momentos: «Haakon, los niños y yo enviamos muchos buenos pensamientos a todos los que mantienen la rueda funcionando todos los días. Y un saludo extra para aquellos que ahora se sienten más solos y a todos los que han caído enfermos: que pronto los días sean más fáciles. Mi manera de encontrar la paz es si miras más allá hacia adelante».

7Una tejedora en casa

La princesa Mette-Marit también sube esta foto a Instagram de una antigua tejedora, que guardan en su casa de verano y que parece en uso. La joven ha encontrado aficiones para no aburrirse.

8Un libro para subir el ánimo

Y añade un título para quien necesite consejos de lectura: «Os recomiendo ‘La última noche en Twisted River’ de John Irving. Escribe historias tan vívidas que puedes darte el gusto de estar en otro universo durante un tiempo, y eso es algo que ahora probablemente todos necesitamos. Un pequeño descanso».

9Cuando su hijo la hizo 'abuela'

Aunque en esta ocasión no ha colgado fotos de sus hijos, hace unos meses podíamos verla en esta misma casa junto al mayor, Marius Borg, fruto de una relación anterior. En ella decía Mette-Marit que la había hecho «abuela» de este precioso perrito.

10Una familia unida

Haakon y Mette-Marit están con sus dos hijos: Ingrid Alexandra, de 16 años, y Sverre Magnus, de 14. Ambos se han quedado sin clases presenciales, pero continúan sus estudios online. Si además de la pantalla del ordenador pueden disfrutar de estas vistas, mejor que mejor.