Todo lo que se pone se agota en las tiendas, ya sean los lujosos originales o las imitaciones low cost. Esta gabardina sin mangas no va a ser una excepción


Meghan Markle sigue fascinando a las féminas por haber reinventado el concepto de estilo entre las royals. Ya ha superado, y casi sin pretenderlo, a Kate Middleton en lo que a vestir se refiere y sus estilismos se agotan en las tiendas tan pronto los medios publicamos de qué firma es su indumentaria y el precio. También está la opción de conseguir un look similar a precios más asequibles. Lo importante es estar a la moda y eso es tener siempre a la vista qué se pone Meghan Markle para cada ocasión porque, ya está claro, copiarla es una apuesta segura.

Este martes ha acudido junto a su marido, el príncipe Harry, al Southbank Centre de Londres para visitar la exposición que conmemora el centenario del nacimiento de Nelson Mandela. Un activista que dedicó toda su vida a luchar por los derechos de los más desfavorecidos y que hizo muy buenas migas con la princesa Diana de Gales al compartir vocación altruista. Aunque la visita se preveía sobria, el look de Meghan Markle no lo fue. Suma otro acierto y perdemos la cuenta…

[El día que se gastó 22.000 euros en solo una mañana en ropa]

La duquesa de Sussex también tiene sus trucos para conquistar a los expertos en moda sin necesidad de arriesgar demasiado y sin perder la comodidad que se le presupone a un acto no oficial. Para Meghan Markle, esto pasa por confiar siempre en tonalidades neutras, especialmente los tonos beige o incluso el marrón o nude, pero jugar con las formas y cortes de su indumentaria para no dejar a un lado la modernidad que encarna. Y es que con ella llegaron los nuevos aires a la Corte británica, aunque sea solo en el buen vestir. La mejor opción: un vestido en tono beige que simula ser un reciclaje de una clásica gabardina.

Analizamos su mejor look al detalle

La gabardina sin mangas que ha llevado este martes Meghan Markle lleva la etiqueta de la firma Nonie. Una prenda que en breve se agotará del catálogo, si se cumple la tendencia de que todo lo que se pone desaparece de los escaparates en pocos días. Es de la temporada primavera-verano 2018 y en el otro lado de la etiqueta se marca el precio de 927 euros.

Una pieza a la que sacó muy buen partido a través de la elección de los complementos perfectos. Ella no es de llamar demasiado la atención con los complementos y esta vez no quiso arriesgar más de la cuenta, contando con objetos de la misma tonalidad beige. Así hizo con la cartera de mano con cadena modelo Clifton de la firma Mulberry, que está en oferta y puede ser tuyo por ‘solo’ 675 euros. También con los salones de tacón alto de Dior. ¿Y las joyas? Tampoco se la jugó y lució discretos pendientes de diamantes que no le roben protagonismo a su apuesta segura: un vestido gabardina que ya enamora a todas.

13Los duques de Sussex han acudido a una exposición

12Se encontraba en el Southbank Centre de Londres

11Tenía como leitmotiv la obra y vida de Nelson Mandela

10Allí se reunieron con las nietas del activista

9Meghan Markle pronto le robó protagonismo a Harry

8Sus estilismos siguen ganando adeptas

7Vuelve a apostar por un tono beige para triunfar

 

6Este vestido a modo de gabardina sin mangas ha triunfado

5Es un diseño de la firma Nonie 2018 y cuesta 927 euros

4Lo conjuntó con una cartera de mano de 675 euros

3Y unos salones en la misma tonalidad de Dior

2Por supuesto, Meghan no quiso grandes joyas

1Se conforma con sus discretos pendientes de diamantes