La princesa Marta Luisa de Noruega protagoniza una serie en la televisión de su país como «una oportunidad para mostrar mi vida de una manera diferente y nueva».


Marta Luisa de Noruega es hija de los reyes Harald y Sonia de Noruega, pero ya no forma parte de la Familia Real ni tiene que cumplir con deberes oficiales. Eso no significa que la joven (49) esté ajena a la situación de su país ni que la hayan olvidado. Al contrario. De hecho, hoy mismo se estrena en su país una nueva serie documental sobre su vida, en la que abre su corazón y su día a día ante la audiencia. La princesa disfruta de mayor libertad que su hermano, el heredero Haakon, para tomar sus propias decisiones. Las últimas acabamos de conocerlas y tienen que ver con un cambio de vida radical.

En una entrevista concedida al diario noruego VG para promocionar precisamente esta serie documental, la princesa fue preguntada sobre sus próximos planes y en concreto sobre si pensaba mudarse. La princesa mantiene una relación con el chamán estadounidense Durek Verrett, con el que, debido a las circunstancias mundiales de la pandemia, en el último año apenas ha podido verse.

«Ahora mismo está la Covid y es difícil hacer planes, pero planeamos mudarnos dentro de un tiempo. Las niñas por supuesto que vendrán. Pero de todas formas mantendremos nuestra casa en Lommedalen. Tenemos que tener un hogar en Noruega. Todavía estaremos aquí bastante. No podemos abandonar del todo la preciosa Noruega», asegura.

En la misma entrevista, Marta Luisa señala que su novio nunca se ha planteado irse a vivir con ella y sus hijas a Noruega, ya que considera que los medios de comunicación no le tratan bien: «En Noruega nuestro noviazgo es muy, pero que muy polémico. Yo debería estar con un consejero delegado, con un lord o alguien así, de alto nivel. Estar con un chamán es algo fuera de lo normal, una locura».

El hecho es que la pandemia hace que vivan separados en la actualidad. El chamán reside en Los Ángeles y «no sabemos cuándo nos volveremos a ver«, dice la princesa, quien estuvo con él por última vez durante las pasadas navidades. Fue justo cuando ambos concedieron una amplia entrevista a la edición estadounidense de la revista Vanity Fair. En ella, Durek Verrett contaba que pensó pedir matrimonio a la princesa en febrero de 2020, durante unas vacaciones en Hawai, pero que la entonces reciente muerte de Ari Behn, su exmarido y padre de sus tres hijas (se suicidó el 25 de diciembre de 2019), lo hizo imposible por el dolor que estaba atravesando la familia.

Ahora el diario VG pregunta a Marta Luisa si la boda es inminente: «No, no lo es». Una respuesta breve y sin más explicaciones, que da qué pensar sobre la verdadera situación de la pareja. Marta Luisa vive a miles de kilómetros de su amado, y eso puede hacer mella en su relación, por mucho amor que exista entre ellos. De ahí su decisión, tampoco inmediata, de trasladarse a vivir a Estados Unidos. La princesa Marta Luisa sería la segunda ‘royal’ que decide asentarse en las soleadas tierras de California, después del príncipe Harry de Inglaterra y Meghan Markle.

Por ahora Marta Luisa de Noruega ofrece otra realidad de su persona a través de la serie documental que la cadena noruega TV2 estrena hoy en su país. Al estilo de la protagonizada en España por Rocío Carrasco, se titula «Märtha» y hace un seguimiento de su vida, tanto privada como en el trabajo. «Soy una figura pública y la prensa escribe mucho sobre mí. Esta serie es una oportunidad para mostrar mi vida de una manera diferente y nueva«, afirma. La princesa parece debatirse entre salvar su relación con el chamán y el bienestar de sus tres hijas, Maud Angelica, Leah Isadora y Emma Tallulah. «Está claro que 2020 hasta ahora ha sido un año exigente para la familia, y lo más importante que hago es estar presente para mis hijas. Somos una familia en duelo y, además, nos hemos vuelto muy aislados, como la mayoría del resto de personas en Noruega».