Lo que supone el divorcio de Federico para Mary de Dinamarca: sin indemnización millonaria y sin poder de decisión

Las dos capitulaciones que firmó Mary de Dinamarca conllevan importantes consecuencias. La última ocasión en que accedió a la firma fue cuando estaba embarazada de su segundo hijo.

mary-dinamarca-federico-divorcio

Mary de Dinamarca no lo tiene nada fácil. No solo por el escándalo que supondría su divorcio, sino por lo que le implicaría a nivel personal. Y es que en el año 2006 firmó un acuerdo matrimonial en el que renunciaba a varios puntos, entre otros, a reclamar una millonaria indemnización en una hipotética separación. Una cifra estratosférica, ya que su relación comenzó hace más de 22 años. Lejos de querer pelear por ello, la australiana aceptó la condición y rechazó el dinero que pudiera corresponderle si algún día su historia de amor llegaba a su fin. Un punto muy llamativo que se incluyó en el último documento firmado por ella y su todavía marido cuando ella todavía estaba embarazada de su segundo hijo.

Todas las condiciones desfavorables para Mary de Dinamarca

Lo que supone el divorcio de Federico para Mary de Dinamarca: sin indemnización millonaria y sin poder de decisión
Mary de Dinamarca firmó otro documento antes de contraer matrimonio con Federico (Foto: Gtres)

Son precavidos y se ponen en el peor de los escenarios, especialmente en la realeza donde suelen dejar todo muy atado. Así lo demuestra que Federico de Dinamarca instara a Mary para que firmara un nuevo acuerdo tras su boda, evitando así que si su amor saltaba por los aires sus palacios o sus cuentas corrientes corrieran peligro. Para que las arcas reales no se vieran mermadas, Margarita de Dinamarca aconsejó al futuro heredero que su esposa se comprometiera nada en el futuro. Aunque eso implicara que su situación fuera desfavorable si algún día se separaban.

Federico no tendría que pagar a su esposa una indemnización millonaria si rompieran

La heredera no recibirá un enorme montante de dinero si decide separarse del padre de sus hijos. Esta cifra suele calcularse por el número de años que ha durado el matrimonio y por la situación económica de las partes, pero esta condición se quedaba fuera de su acuerdo. También se apartaba la posibilidad de que Mary de Dinamarca pudiera decidir una residencia dentro o fuera de Dinamarca, una mansión que Federico no estaría obligado a pagar. Ni el inmueble en sí ni tampoco los gastos que Mary pudiera generar.

coronación Carlos III
Gtres

Lo que no se trató entonces fue el número de títulos que ella seguiría teniendo en el caso de que su divorcio fuera oficial. Sí queda claro, en cambio, que el hijo de la reina se ahorraría una importante cantidad de dinero. Si bien es cierto que pudo quedarse bajo llave, se decidió hacerlo público, dejando claro que ella no tenía ningún interés en la capacidad económica de Federico. La misma que se vería especialmente mermada si finalmente deciden romper para siempre.Cabe señalar que en la Casa Real danesa el divorcio no es un proceso ajeno. En el año 2005 el hermano menor de Federico, el príncipe Joaquín y Alexandra pusieron fin a su matrimonio, una ruptura que provocó que él tuviera que gastar gran parte de su fortuna.