La emperatriz Michiko de Japón será operada de cáncer de mama el domingo

La emperatriz Michiko de Japón tiene que pasar por quirófano en numerosas ocasiones en los próximos meses. Este domingo de cáncer de mama, pero también le tiene que implantar una válvula cardiaca y cataratas más adelante

La emperatriz Michiko de Japón, madre del actual emperador del país nipón, Naruhito, se ha encontrado un bache en su salud que le obliga a pasar por quirófano en los próximos días. La emperatriz tendrá que ser operada de un cáncer de mama este domingo en el hospital de la Universidad de Tokio. Una noticia que se ha dado a conocer tan solo un mes después de que la Casa Real nipona informase de que la matriarca del clan imperial fuese diagnosticada de cáncer, al encontrársele un tumor maligno en uno de los senos en estadio uno.

La emperatriz Michiko de Japón sufre cáncer de mama

Además de la operación de pecho por un cáncer de mama, la emperatriz Michiko se enfrenta a una complicación añadida a la hora de afrontar la intervención. Sufre graves problemas respiratorios, algo que se creía consecuencia simple de su avanzada edad. Poco a poco, los médicos comenzaron a sospechar que las complicaciones respiratorias tendrían una explicación distinta, dado que su aspecto físico se había resentido considerablemente en un corto espacio de tiempo. Después de un análisis de sangre y un examen cardíaco, se comprobó que tenía anomalías atrioventiculares.

Ahora bien, a la emperatriz Michiko le esperan dos pasos por el quirófano. Eso sí, el más grave y al que deben atajar con premura los profesionales médicos es el cáncer de mama, dejando para más adelante tratar de encontrar solución a sus problemas respiratorios. Solución que llegaría al implantarle una válvula en el corazón.

Pero como los males no suelen venir solos y por si no fuera suficiente quebradero de cabeza el cáncer de mama y los graves problemas respiratorios, ha sumado un problema de salud más. Se trata de fuertes problemas gastrointestinales.

Todo lo que debes saber sobre la histórica abdicación de Akito de Japón.

En los últimos años, la salud de Michiko se ha visto muy resentida y es que en 2015 se le diagnosticó una isquemia de miocardio, además de cataratas. Este último, las cataratas, que también será operada, aunque por ahora tiene en agenda otras intervenciones más delicadas.