La princesa Charlene, ausente de nuevo en el Baile de la Rosa

Por quinto año consecutivo, la mujer de Alberto de Mónaco no acude a la fiesta.

Se trata de uno de los acontecimientos anuales más destacados de Mónaco. El tradicional Baile de la Rosa marca el inicio de la primavera en el principado y es punto de encuentro de lo más granado de la alta sociedad monegasca. Los Grimaldi, como anfitriones, reservan sus mejores galas para esta celebración que tiene lugar en el Sporting Club de Montecarlo. Un año más, la mujer del príncipe Alberto, Charlene de Mónaco, ha sido una de las grandes ausentes. 

Leer más: El homenaje a Karl Lagerfeld marca el Baile de la Rosa 2019

Por quinto año consecutivo, la exnadadora no acude a la fiesta. La última ocasión en la que la vimos presente fue durante la gala del año 2014. Una ocasión en la que eligió un diseño en color azul noche con escote asimétrico de Akris. Su debut en este acontecimiento social fue hace más de diez años, en 2008, cuando aún era novia de Alberto de Mónaco.

Este año cobra mayor repercusión su ausencia ya que en este edición ‘El baile de la rosa’ rendía homenaje a la memoria de Grace Kelly. Como guiño a su madre, Carolina de Mónaco lució el collar de perlas que Rainiero le regaló a su mujer antes de su enlace. Asimismo, ha supuesto el primer baile en el que no está presente el recientemente fallecido Karl Lagerfeld, buen amigo de la familia, que en las últimas dos décadas se ha encargado de diseñar con gran maestría la puesta en escena.

La familia Grimaldi disfrutó de una velada mágica en la que destacó la reaparición de Carlota Casiraghi junto a su pareja, Dimitri Rassam, con la que han puesto punto y final a los rumores de ruptura. La pareja es padre en común de un hijo, Balthazar, y el pasado verano todo apuntaba a que pasarían por el altar, pero una supuesta crisis sentimental anuló los planes de boda.