Charlene de Mónaco ha compartido un álbum de fotografías desde Sudáfrica, donde trata de luchar contra la caza de furtivas de rinocerontes.


Charlene de Mónaco no se dejaba ver desde hacía más de dos meses, no obstante, ahora ha reaparecido por una buena causa. La princesa ha vuelto a dar señales de vida para unirse a una causa muy relevante y es que en sus redes sociales aparece la esposa del príncipe Alberto de Mónaco junto a un rinoceronte blanco herido con la que deja claro que está en contra de la caza furtiva de estos animales. Una impactante fotografía en la que ella abraza al animal y que ha querido acompañar de este mensaje: «Gracias por no olvidarnos». En el texto incluye hashtag que evidencian lo que quiere frenar con su lucha: «Conservación del rinoceronte», «parar la caza de rinocerontes» y «salvar al rinoceronte». De este modo, ella pide que se erradique la caza en Sudáfrica, su tierra natal, un grito con el que ha roto con la dinámica que hasta ahora se había visto en su perfil de Instagram.

Charlene de Mónaco
Redes sociales

A pesar de que según el Ministerio de Medioambiente la caza furtiva de rinocerontes ha disminuido allí en un 33 por ciento gracias al confinamiento, todavía queda batalla por delante. Cabe señalar que allí es donde hay mayor cantidad de ejemplares, no obstante, durante el encierro obligatorio se impidió el acceso y los desplazamientos de cualquiera, incluidos los furtivos, lo que evitó que la caza aumentara. Esta especie está amenazada por sus cuernos, ya que en el mercado negro tiene un altísimo precio. En concreto el kilo alcanza entre los 60.000 y 80.000 dólares, cifra muy llamativa por la que se han llegado a cazar durante algunos años como en el 2014 1215 rinocerontes. Pero ¿por qué resultan tan valiosos sus cuernos? Al parecer, hay furtivos que los buscan para venderlos en mercados asiáticos, donde consideran que tienen propiedades curativas y afrodisiacas.

Redes sociales

Vestida con un mono verde, la princesa Charlene ha compartido varias imágenes del viaje a Sudáfrica donde se la puede ver muy implicada con todo lo sucedido. La esposa del príncipe Alberto no se rinde y tiene como objetivo seguir luchando porque se cumplan las normas y así se proteja a este animal que corre tanto peligro.