El homenaje ha tenido lugar nueve días después del atentado y se ha celebrado en la Colina del Castillo de Niza.


Nuevamente Niza ha vuelto a ser noticia por el terrorismo. El pasado 29 de octubre tres personas fallecían como consecuencia de un ataque ismalista con cuquillo en la catedral de la ciudad, la basílica Nuestra Señora de la Asunción. Este sábado se ha rendido tributo a las víctimas, entre los presentes, los príncipes Alberto y Charlène de Mónaco.

Gtres

El matrimonio se dejaba ver con semblante serio junto al primer ministro francés, Jean Castex, y otras autoridades, entre ellas, varios ministros galos. Tampoco ha faltado el expresidente Nicolas Sarkozy y el alcalde de la ciudad, Christian Estrosique. Todos ellos han acompañado a los familiares de las tres víctimas del atentado. Charlène, con un elegante traje sastre con raya diplomática, lucía la misma mascarilla en color negro que su marido bordada con el escudo monegasco.

La sudafricana se ha mostrado visiblemente afectada por lo ocurrido y se ocultaba bajo unas gafas de sol. El homenaje ha tenido lugar nueve días después del atentado y se ha celebrado en la Colina del Castillo, un conocido parque de la ciudad desde el que se puede ver el mar. Los retratos de las tres víctimas -Nadine Devillers, una mujer de 60 años, el sacristán de la catedral Vincent Loquès, de 54, y Simone Barreto Silva, brasileña de 44 años, y madre de tres hijos- han presidido el solemne acto. Todos ellos murieron por el ataque con cuchillo del tunecino, Brahim Aouissaoui, de 21 años.

Gtres

Una ceremonia sencilla

Ha sido un acto donde ha predominado la sencillez y se ha vivido bajo un deslumbrante sol, se ha celebrado a primer hora de la mañana de este sábado. «Francia ha sido blanco en ocasiones y es el objetivo del terrorismo, pero Niza ha rendido un gran tributo», aseguraba el primer ministro francés. Por supuesto, se han respetado con estricta rigurosidad las nuevas medidas de seguridad que requiere la segunda ola de la pandemia del coronavirus. Ha predominado la distancia y todos los asistentes acudían con la obligatoria mascarillas.

Gtres

Entre los invitados, también se encontraban familiares del cruel atentado vivido durante el verano de 2016 cuando murieron un total de 86 personas y más de cuatrocientas fueron heridas como consecuencia del atropelló indiscriminado por parte de un camión conducido por el tunecino Mohamed Lahouaiej Bouhlel durante el Día Nacional de Francia.

El final de la ceremonia se ha vivido con especial emotividad cuando se ha escuchado el tema ‘Qué Mundo Tan Maravilloso’ de Louis Armstrong a cargo de la orquesta de la ciudad. Además, se han tirado tres cañonazos. Los familiares de las víctimas han recibido la Medalla Nacional de Reconocimiento a las Víctimas del Terrorismo entregada de forma póstuma. Asimismo, se ha condecorado a los siete policía que intervinieron en el ataque y neutralizaron al agresor destacando «su valentía».