Nos encontramos a Andrea Casiraghi y Tatiana Santo Domingo disfrutando de un día en alta mar en Saint Tropez a bordo del barco Pacha III


Ya son muchos los famosos que han arrancado su época de vacaciones. Ahora, nos hemos encontrado disfrutando de una jornada en alta mar a Andrea Casiraghi y Tatiana Santo Domingo. Como no podía ser de otra manera les hemos visto surcando las aguas de la exclusiva ciudad de Saint Tropez, uno de sus destinos favoritos y por el que se dejan ver año sí, año también. Y siempre a bordo del barco ya familiar Pacha III.

Andrea Casiraghi y Tatiana Santo Domingo inauguran el verano

Es habitual encontrarnos a Carolina de Mónaco junto a sus hijos buscando la tranquilidad en uno de los centros turísticos más importantes de la Costa Azul. En esta ocasión, ha sido la pareja formada por Andrea Casiraghi y Tatiana Santo Domingo. Pero no han acudido solos, lo han hecho junto a unas amigas, pero sin compañía de sus hijos, Sasha, India y Max, que suelen permanecer en un segundo plano y son contadas las ocasiones en las que se podemos ser testigos de cómo van creciendo sus hijos.

Para su lujosa escapada a Saint Tropez, la pareja lo ha hecho a bordo del Pacha III, un barco de vela decorado al puro estilo de los años 30, que posee 36 metros de eslora. Bautizó el barco con las iniciales de sus hijos mayores (Pierre, Andrea y Charlotte), en aquel entonces no tenía a su pequeña Alejandra, nacida fruto de su matrimonio con Ernesto de Hannover. Este espectacular velero fue un regalo de Stefano Casiraghi a su mujer, Carolina de Mónaco. Son muchas las ocasiones en las que hemos visto a la Familia de Mónaco disfrutar a bordo de este increíble velero surcando las aguas de la Costa Azul o incluso acercándose hasta la isla de Ibiza.

El impecable estilo de Tatiana para embarcar

Haciendo alarde de su elegancia y glamour, Tatiana Santo Domingo iba perfecta para la ocasión. Lucía un precioso caftán en líneas horizontales en rosa y blanco que ha combinado con un perfecto sombrero para protegerse del sol, gafas de sol y sandalias planas. Un look infalible. Como el que siempre nos deja Tatiana. Por su parte, a Andrea le hemos visto con un llamativo bañador en rosa.

Como cada verano, la familia Grimaldi-Casiraghi se relaja en alta mar, a bordo de su espectacular yate, Pacha III, por la riviera francesa. Una tradición que se repite todos los años, pero que, en esta ocasión, cuenta con tan solo dos pasajeros conocidos, Andrea y su mujer Tatiana, que han estado acompañados por dos amigas de la pareja. Os mostramos todas las fotografías de la inauguración del verano en la familia monegasca, ya que es la primera vez desde que arrancó el verano que vemos algún miembro disfrutando de la Costa Azul, uno de sus destinos favoritos y al que no faltan.