El Rey emérito ha dado orden a La Zarzuela de que comuniquen finalmente su destino tras salir de España y confirma que está en Emiratos Árabes Unidos.


La Casa Real ha enviado una escueta nota informativa que pasamos a reproducir exactamente: «Su Majestad el Rey Don Juan Carlos ha indicado a la Casa de Su Majestad el Rey que comunique que el pasado día 3 del presente mes de agosto se trasladó a Emiratos Árabes Unidos, donde permanece en la actualidad».

De esta manera se acalla lo que era un clamor a voces, el paradero del emérito, desde que dicho día 3 de agosto anunciase a través de una carta oficial su «meditada decisión de trasladarme, en estos momentos, fuera de España». Esta falta de concreción hizo que rápidamente todo el mundo se preguntase dónde se encontraba. Las cábalas y apuestas no tardaron en saltar: República Dominicana, Portugal… Se sabía que el Rey emérito había pasado antes por Sanxenxo, la localidad pontevedresa que tanta felicidad le ha dado en los últimos años gracias a las regatas, donde quedó a cenar con sus compañeros, pero a partir de ahí solo podíamos hablar de especulaciones.

NIUS

Hasta que el diario ABC lo situó en Abu Dabi y, posteriormente, llegó la confirmación gráfica a través de una fotografía publicada por el diario digital NIUS. En dicha imagen se observaba al Rey Juan Carlos bajando de un avión privado precisamente en el aeropuerto de Abu Dabi, la capital de Emiratos Árabes Unidos, donde el monarca ha viajado en frecuentes ocasiones a lo largo de su vida.

Algunas informaciones señalaban recientemente que el padre del Rey Felipe habría acudido allí a realizarse una operación, sin especificar más. También lo ubican en el lujoso hotel Emirates Palace, propiedad de la Familia Real, con la que él tiene estrecho contacto desde hace años. Un lugar que goza de todas las comodidades y la más absoluta discreción, lo que demuestra el hecho de que no hayamos tenido más pruebas gráficas de su presencia en la zona. Lo único cierto es que el monarca continúa en dicho destino, según nos informan las fuentes oficiales, aunque no sabemos por cuánto tiempo ni si este será el país definitivo en el que se asentará. No ha sido hasta que el propio afectado ha querido comunicarlo cuando se ha dado a conocer a la opinión pública justo cuando se cumplen quince días de su histórico anuncio.

En los últimos días, durante las vacaciones de los Reyes Felipe y Letizia en Mallorca, se han tenido que enfrentar a las insistentes y lógicas preguntas sobre el paradero del monarca. A todas ellas se ha respondido con el silencio, provocando un telón de fondo bastante incómodo que desviaba la atención de sus actividades. No hay que olvidar que los Reyes han procurado imprimir a este periodo vacacional un carácter de trabajo al cien por cien, siguiendo una actitud acorde con los tiempos complicados derivados de la pandemia del coronavirus. Tampoco desde el Gobierno se quería facilitar esa información, por preservar la confidencialidad y por considerar que debía decirlo el protagonista.

Las informaciones que relacionan a Don Juan Carlos con presuntos negocios ilícitos habían puesto en una situación muy difícil al actual monarca y, en aras de la salvaguarda de la Corona, parece que tanto él como su padre llegaron al acuerdo de su salida, no solo de su residencia oficial de La Zarzuela, sino también del país, lo que ha causado una profunda conmoción en todo el mundo. Al fin se conoce el destino del Rey Juan Carlos, si bien todavía quedan incógnitas en el aire.