La reconocida locutora y abuela de la Reina Letizia ha recibido sepultura en el cementerio de Sardéu (Asturias), rodeada de sus dos hijos y sus más allegados.


Esta mañana Menchu Álvarez del Valle ha recibido sepultura en el cementerio de El Carmen, en la localidad de Sardéu (Ribadesella), donde residía. Allí se han congregado sus familiares y amigos más allegados, cumpliendo con sus deseos de un funeral íntimo. No han faltado sus dos hijos, Jesús y Henar Ortiz, quienes no han podido ocultar la tristeza por la pérdida de una persona esencial en sus vidas. Sin embargo, han llamado especialmente la atención varias ausencias: las de su nietas Letizia, Reina de España, y Telma Ortiz, quienes la adoraban y se sentían muy unidas a ella.

Vídeo: Europa Press

La afamada locutora asturiana falleció el pasado martes en su domicilio, a los 93 años, según informó SEMANA en exclusiva. Buena muestra de lo querida que era en su tierra de adopción (porque nació en Santander) es que en su honor sonaron las campanas de la iglesia de San Salvador de Moru.

A su funeral tampoco ha podido asistir el Rey Felipe, quien justo aterrizaba en Lima (Perú) cuando dimos a conocer la noticia para la toma de posesión del presidente electo. El monarca visitó a Menchu en numerosas ocasiones en su casa de Sardéu, donde, como ha contado la periodista Carmen Duerto, incluso le pedía a su ‘nieto’ que barriese el suelo.

Gtres.

Ha sido una ceremonia breve, sencilla y discreta, tal y como quería la propia Menchu, a la que han acudido alrededor de una docena de personas para darle su último adiós. Aunque al parecer la locutora no quería coronas ni flores en su funeral, sí hemos podido ver que su hija Henar portaba un ramo de flores en el que destacaban las hortensias, una flor típica de Asturias.

También se han dado cita la esposa de Jesús Ortiz, Ana Togores, y la hija de Henar, Claudia. La joven se ha mostrado muy afectada, recibiendo el cariño de Jesús Ortiz, con quien en un momento se ha fundido en un sentido abrazo. Además se encontraba la hermana de Menchu, Marisol Álvarez del Valle, quien guarda un gran parecido con ella y de la que sus sobrinos apenas se han separado para darse mutuo consuelo.

Gtres.

En dicho cementerio reposan los restos de su marido, José Luis Ortiz, fallecido en 2005, y de su hija Cristina, quien murió en 2011 a causa de un cáncer. Un párroco ha rezado un breve responso por su alma, que ya descansa en paz tras una vida plena y llena de satisfacciones en muchos sentidos.

Reconocida profesional y pionera de las ondas, Menchu Álvarez del Valle fue la gran inspiración para que su nieta Letizia se convirtiese en periodista y la guía de sus primeros pasos. La ausencia de la Reina en su despedida no ha sido justificada por parte de la Casa Real al considerarlo un asunto de índole privado. El hecho es que esta semana la consorte no tiene ningún compromiso oficial en la agenda. No hay duda de que para Doña Letizia su abuela era uno de sus grandes referentes vitales.

Aparte de la Reina, tampoco se ha visto a su nieta Telma, quien ahora está esperando su segundo hijo, ni a sus cuatro bisnietas: la Princesa Leonor y la Infanta Sofía, hijas de los Reyes; Carla Vigo, hija de Érika Ortiz; y Amanda, hija de Telma Ortiz. Como Menchu decía, le encantaba ser su «abuelina» y disfrutó de ellas todo lo que pudo. La familia ahora vive en la intimidad el dolor por este adiós.