Los Reyes y la Infanta Sofía han acudido al aeropuerto para despedirse de la Princesa Leonor antes de viajar a Gales.


Un giro de 180 grados. Esta es la transformación que la Princesa Leonor acaba de hacer a su vida, pues ha dejado atrás España y ya ha comenzado sus clases en el UWC Atlantic College de Gales (Reino Unido). Ahora debe adaptarse y comenzar una nueva etapa tanto académica como independiente de su familia, un proceso en el que por supuesto ha contado con la ayuda de los suyos. Sus padres han estado muy pendientes de la heredera al trono e incluso la han acompañado en su despedida cuando ha volado al aeropuerto este lunes. Con looks completamente desenfadados y demostrando su unión inquebrantable, la Reina Letizia, el Rey Felipe y la Infanta Sofía se han desplazado junto a ella hasta el Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas, donde se ha demostrado de nuevo la tristeza que le produce a todos separarse de ella. Unas imágenes muy tiernas, no obstante, hay una de ellas que ha llamado más la atención: el abrazo de las hermanas antes de separarse.

La Princesa Leonor y la Infanta Sofía se han abrazado y no se han separado durante unos instantes, ya que este viaje suponía dejar de estar juntas tantas horas para comenzar una vida por separado. La hija mayor de los Reyes viajaba únicamente con una maleta y una mochila que portaba en los primeros instantes su hermana con el fin de ayudarla a que cargara con menos equipaje. No ha sido fácil este último adiós, pero son conscientes de lo positivo que será para ella y su apertura de mente estudiar fuera de nuestro país. A pesar de que se podía imaginar que la Reina Letizia la acompañaría hasta Gales al no tener ningún acto ni compromiso en toda la semana, lo cierto es que Leonor ha viajado sola y sin la compañía de su madre.

Ha sido justo cuando se ha despedido de su familia, cuando la Infanta Sofía se ha apoyado en el hombro de su padre. Aunque está feliz por la decisión de su hermana no puede evitar emocionarse al pensar que estará durante tanto tiempo sin ella. Ambas se apoyan la una en la otra y estar al menos dos años separadas será un cambio muy radical para las dos a partir de ahora. Esta semana comienzan las clases para la Princesa, una fecha en la que ha cambiado el Palacio de la Zarzuela por el Castillo de San Donato, una edificación del siglo XII rodeada de amplios bosques y frente al mar, en el Valle de Glamorgan, al suroeste de Inglaterra.