La Heredera al Trono de España estudiará durante los dos próximos cursos en un internado de Gales. Así afectará su ausencia a la vida de su hermana pequeña.


El próximo curso, la Princesa Leonor emprenderá un nuevo rumbo en su vida. Por primera vez cursará sus estudios fuera de España. La Princesa de Asturias empezará sus estudios de Bachillerato en un prestigioso internado de Gales. Se trata del UWC Atlantic College de Gales, en el Reino Unido, adonde se incorporará entre finales de agosto y primeros de septiembre.

En esta nueva etapa académica, a la hija mayor del rey Felipe VI y la Reina Letizia le esperan muchas novedades: sus clases serán impartidas íntegramente en inglés, convivirá con compañeros procedentes de todos los rincones del mundo -y de todo tipo de confesiones- y se enfrentará a la experiencia de vivir alejada de su entorno y su familia. Su nueva y exclusiva formación será, sin duda alguna, una manera de ampliar sus conocimientos tanto a nivel escolar como personal. Y una experiencia que no olvidará en su vida. Todo ello por la cantidad de 67.000 libras esterlinas (76.500 euros), que abonarán los monarcas con su asignación anual.

Leonor, separada de su hermana mayor por primera vez

Y mientras su hermana mayor se prepare en Inglaterra, su hermana, la Princesa Leonor, seguirá con su vida y su formación en el centro donde estudia: el colegio Santa María de los Rosales de Madrid. A la benjamina de la casa le tocará, en algunos sentidos, la peor parte del traslado de la Heredera al Trono al país del Brexit. Porque por primera vez experimentará lo que es estar separada de su hermana durante un tiempo prolongado. Así, sus rutinas no serán las mismas de antes, ya que Leonor no estará con ella al ir o al regresar a Palacio, por ejemplo. Y muchas de las actividades que hacían de manera conjunta, -momentos tan cotidianos como merendar o cenar- no serán lo mismo sin ella. La echará de menos, claro está.

Gtres.

Ahora bien, no todo serán desventajas para la Infanta. Porque dentro de unos meses, cuando la futura Reina emprenda vuelo a Inglaterra, Leonor pasará a convertirse en ‘hija única’... al menos durante un tiempo. Una situación excepcional que a todo menor, especialmente a los que no son primogénitos, le gusta vivir alguna vez. Al fin y al cabo, los Reyes y sus hijas son una familia más. Y como tal, notarán las consecuencias de tener a Leonor en el extranjero. La principal: pondrán más atención a la pequeña de la casa, que pasará a ser la gran protagonista en Zarzuela. Como es lógico, tendrán más tiempo para dedicarse a ella de manera exclusiva. Una ocasión que los reyes sabrán aprovechar bien para reforzar los lazos afectivos con su pequeña y darle dedicación plena en algunos aspectos del día a día.

GTRES

En total, serán dos cursos los que realice la Princesa Leonor en el extranjero. Dos años en los que se producirá otro importante efecto en la vida de Sofía: aumentará su protagonismo en los actos públicos a los que asista. Y puede que sus compromisos de agenda se verán aumentados durante la marcha de su hermana. Mientras esta se encuentre fuera de nuestras fronteras, a la Infanta le tocará tomar el testigo de su compañera de juegos y de vida. Un destacado papel que seguro asumirá con el mismo «sentido de la responsabilidad» del que ya hizo mención la Heredera en el discurso en la entrega de los Premios Princesa de Asturias, en 2020.

Dentro de muy poco, todos las las miradas estarán puestas en Sofía. Cabe recordar que es la segunda en la línea de sucesión al Trono. Y debe estar tan preparada como la Princesa de Asturias para asumir la regencia del país si fuera necesario.

Así pues, los próximos dos años de la Princesa serán para ella un trampolín que la ayudará a adaptarse en la convivencia con personas de toda índole y capacidades económicas, a pensar y actuar de una manera global o a ampliar su «entendimiento internacional e intercultural», tal y como reza un comunicado de Casa Real. Para Sofía, por su parte, supondrá una plataforma de preparación en solitario que la ayudará a madurar y a ‘desligarse’ institucionalmente de su hermana, a la que ha acompañado desde pequeña en todos sus actos públicos. Doble debut para las hijas de los Reyes, que se acercan cada vez más a la adolescencia asumiendo nuevos retos y nuevas responsabilidades.