Gtres.

Los Reyes viajan a Menorca para visitar la farmacia que heredaron

Siendo todavía Príncipes de Asturias, los Reyes recibieron en 2010 una farmacia por herencia gracias al empresario Juan Ignacio Balada Llabrés

Los Reyes ya están listos para cumplir con sus compromisos profesionales después de una Navidad de lo más relajada, sobre todo la Reina Letizia. Y es que aunque el Rey Felipe ha tenido que estar presente en algunas citas durante los días de fiesta, Letizia ha podido disfrutar de sus hijas, la Princesa Leonor y la Infanta Sofía, que han estado en casa para celebrar la Navidad en familia. Eso sí, se acabó lo bueno y la semana empieza intensa para ambos.

El Rey tiene que cumplir este lunes con una visita a la sede del defensor del pueblo en Madrid. El martes visitará la sede del Ministerio de Asuntos Exteriores para la clausura de la VII Conferencia de Embajadores de España. El miércoles viajará a Zaragoza para visitar un Instituto. Este día es el que Letizia inicia su agenda semanal con el acto de clausura de la X Edición del 'Proyecto Promociona' en IFEMA en la capital española.

Felipe y Letizia se dejaron ver juntos durante la Pascua Militar

Robert Smith.

Los Reyes iniciarán el miércoles una visita a Menorca, lo que nos permitirá verlos de nuevo juntos después de la Pascua Militar. Su jornada en la isla comenzará con la visita a la Isla del Rey, donde visitarán el antiguo hospital militar y los restos de la basílica paleocristiana de la isla. Luego visitarán la Farmacia Llabrés y estarán presentes en el acto de inauguración de dicha farmacia, que es usada por la Fundación de discapacitados de Menorca. Esto ha sido posible gracias a la labor de los Reyes.

Esta farmacia fue heredara por los aquel entonces Príncipes de Asturias en 2010 por parte del propietario de la farmacia, Juan Ignacio Balada Llabrés. Entre los herederos no estaban solo los ahora Reyes de España, también los ocho nietos de Don Juan Carlos y Doña Sofía. El fallecido era empresario y tenía 69 años cuando falleció. Conocía personalmente a la Familia Real española y no dudó en tener un detalle con ellos. Aunque todo su círculo desconocía sus intenciones, terminó dejando la farmacia a la Familia. Real.

Valorada en 10 millones de euros, este empresario dejó claro que quería dejarla a los Reyes, a sus hijos y al resto de nietos de los Reyes eméritos. En su testamento aclaró que dejaba este bien a la Familia Real y que si estos no aceptaban la herencia, esta iría a parar al Estado de Israel. 

X