La Familia Real ha hecho un festivo recorrido por las calles del Pueblo Ejemplar de Asturias y ha compartido confidencias con todos los allí presentes.


La visita de la Familia Real a Asturias llega a su fin con la última parada en Santa María del Puerto (Somiedo), elegido el Pueblo Ejemplar de este 2021. Hasta allí se han desplazado los Reyes Felipe y Letizia y sus hijas, la Princesa Leonor y la Infanta Sofía, para entregarles el galardón en una edición todavía marcada por las restricciones sanitarias.

© Robert Smith

Con la «resaca» de la ceremonia de entrega de ayer de los Premios Princesa de Asturias y la emoción a flor de piel, la Familia Real ha llegado a Santa María del Puerto (Somiedo) pasadas las 11 de la mañana para entregar el premio al pueblo de montaña que ha sabido adaptarse a los nuevos tiempos después de abandonar uno de los rasgos identitarios de la cultura de los vaqueros de la alzada, como es la trashumancia.

Santa María del Puerto, perteneciente al concejo de Somiedo, está situado en el límite con León, a 1486 metros de altitud que provoca que las condiciones de vida de sus habitantes sean muy duras. Con menos de 70 habitantes censados, que han esperado con orgullo e ilusión la llegada de la Familia Real, el Pueblo Ejemplar de Asturias 2021 puede presumir de su actividad ganadera y de la historia de los vaqueiros. Después de diez años presentando candidatura, ha sido en esta ocasión cuando el pueblo recibe el galardón que premia, entre otras cosas, la continuidad de la importante actividad ganadera.

Un recorrido que recupera su espíritu festivo

© Robert Smith

En este año, la visita de los Reyes de España y sus hijas ha recuperado el espíritu festivo. Un panorama completamente distinto al del año pasado en Somao, donde las restricciones debido a la situación de emergencia sanitaria se hacían notables. En esta ocasión, el cara a cara con la gente, los gestos de cariño, los saludos y el intercambio de anécdotas han vuelto a aparecer. Gracias a esto, hemos podido ver como las hijas de los Reyes de España escuchaban atentas las explicaciones de la exposición de fotos y de importantes elementos de la comunidad que han descubierto en una carpa a las afueras de la escuela del pueblo.

Tras esto, la Princesa de Asturias y la Infanta Sofía también han protagonizado un simpático encuentro con los cuatro niños que habitan en el pueblo y estos les han hecho entrega a las jóvenes unos simpáticos dibujos. La Familia Real ha paseado por las calles hasta el punto en el que han descubierto la placa conmemorativa como Pueblo Ejemplar, siendo Leonor la encargada de descubrir la cortina. En este recorrido también han tenido tiempo para pararse a charlar en los puestos de artesanía. Aquí les esperaba Teresa Lorences, quien ha asegurado a SEMANA que se sentía muy orgullosa por recibir a Don Felipe, Doña Letizia y sus hijas. La artesana le ha regalado a las dos jóvenes unos llamativos collares de madera.

Al contrario de lo que ocurriera años atrás, en esta visita tan especial la Infanta Sofía también ha tenido su momento de protagonismo después de que el Puerto de Santa María bautizara su mirador con su nombre. Cabe recordar que años atrás la Princesa de Asturias inauguró el mirador que lleva su nombre en Lagos de Covadonga.

Además de disfrutar de una canción completamente dedicada a ellos por parte de una de las ilustres vecinas del Pueblo Ejemplar, la Familia Real ha podido ver con sus propios ojos la restauración que se ha llevado a cabo en la iglesia. De la misma forma, la princesa Leonor ha deslumbrado a todos con su seguridad a la hora de ofrecer su tradicional discurso. En ese momento, el rey Felipe VI se veía muy orgulloso de su hija y ha mostrado su complicidad con la joven.