Ahora sí. La Familia Real pone el broche de oro a sus vacaciones en Mallorca. Después de más de diez días de estancia en la isla balear, los Reyes y sus hijas han apurado sus últimas horas dando un paseo por el centro de Palma antes de despedirse. Lo han hecho con el Rey Felipe a su regreso de Colombia, donde asistió a la toma de posesión del nuevo presidente (no exenta de polémica), motivo por el cual el monarca no estuvo en la anterior noche de chicas cuando la Reina Letizia salió a cenar con sus hijas y la Reina Sofía.

Gtres.
Gtres.

El reencuentro ante las cámaras de toda la familia al completo ha sido muy relajado, con todos ellos vestidos de manera informal: el monarca con bermudas, la Reina con shorts y la Princesa Leonor y la Infanta Sofía con vestiditos mini. Han parado en los escaparates de las tiendas con rebajas, han saludado a los viandantes con los que se han cruzado, comentaban y reían entre ellos…

Esto sirve para marcar ese punto y seguido al veraneo real de 2022. Este ha sido el de los rostros de nuevo al descubierto (sin las mascarillas de los dos últimos) y el de un nuevo tono que viene marcado por las más jóvenes.

Gtres
Gtres

Las hermanas han entrado en la adolescencia y ya superan en altura a la propia Reina Letizia. No hay duda de que se han convertido en las grandes protagonistas de la temporada. En cada aparición han acaparado miradas y comentarios elogiosos, demostrando que, a sus casi 17 y 15 años respectivamente, representan el futuro más positivo de la dinastía Borbón.

En esta ocasión no se les ha acompañado la Reina Sofía, quien estos días se ha dejado ver muy cómplice con su nuera y sus nietas, desmintiendo así las voces que hablaban de distanciamiento o frialdad entre ellas. Nada mejor que una prueba gráfica para volver a poner las cosas en su sitio.

Gtres.
Gtres.

El primero en llegar a Mallorca fue el Rey Felipe, el jueves 28 de julio. El soberano estuvo compitiendo durante esa semana en las regatas de la Copa del Rey de Vela a bordo del Aifos. Posteriormente, el domingo 31 de julio, la Reina Letizia protagonizaba su primer acto oficial en la isla para asistir a la clausura del Atlàntida Film Festival. El lunes 1 de agosto, la Familia Real realizaba su primer posado estival en la cartuja de Valldemossa.

Gtres.
Gtres.

El 4 de agosto, los Reyes y la Reina Sofía ofrecían la tradicional recepción con la sociedad balear, para la que por primera vez abrían las puertas del palacio de Marivent. En la noche del viernes 5 de agosto, los Reyes y sus hijas nos sorprendían con una cita privada saliendo a cenar al restaurante Ola de Mar, junto a la Reina Sofía y su hermana, la princesa Irene de Grecia. El sábado 6 de agosto el Rey entregaba los premios de la Copa del Rey de Vela, tras lo cual emprendía el vuelo hacia Bogotá. Finalmente, aunque solo las damas de la familia, repetían cena el domingo 7 de agosto.

Esto es todo lo que han dado de sí estas vacaciones, en las que ha habido un ligero cambio de rumbo. Por ejemplo, la Reina y sus hijas no han visitado este año el Real Club Náutico de Palma, una cita a la que nunca habían faltado.

Gtres.
Gtres.

Ahora la Familia Real dispone de al menos un par de semanas más por delante para continuar disfrutando de su tiempo libre. Unos días en los que que suelen estar alejados del foco y que a veces dedican para viajar fuera de España. Son las denominadas «vacaciones privadas», un concepto que se ha ido forjando a lo largo de los años para definir este tiempo en el que Casa Real no informa del paradero de Sus Majestades al considerarlo dentro del ámbito íntimo.

En todo caso, hay una fecha límite para este verano 2022. El próximo 26 de agosto, la Princesa Leonor deberá estar de regreso en su internado de Gales para comenzar el segundo curso de Bachillerato. Así que aún les queda margen para seguir aprovechando sus horas juntos.