Con uniforme del Ejército de Tierra, mascarilla y guantes, el Rey ha visitado el Mando de Operaciones contra el Covid-19 para reconocer y agradecer a las Fuerzas Armadas su labor en nombre de toda la sociedad española.


El Rey Felipe prosigue enfocado en la lucha en esta crisis del coronavirus. Este mediodía ha abandonado el palacio de La Zarzuela, donde ha estado realizando numerosos contactos informativos en su despacho, para visitar el Mando de Operaciones de las Fuerzas Armadas. Hoy, más soldado que nunca, vestido con el uniforme del Ejército de Tierra y, por supuesto, también ‘armado’ con mascarilla y guantes. Su objetivo era transmitir un mensaje de parte de la sociedad española en reconocimiento a su tarea en esta emergencia sanitaria y les ha animado a seguir sin descanso allá donde se les necesite.

El Rey se ha presentado en el Mando de Operaciones (MOPS), situado en la Base de Retamares en Pozuelo de Alarcón (Madrid). Allí se ha reunido también con el órgano del Jefe del Estado Mayor de la Defensa (JEMAD), responsable de la planificación operativa, la conducción y el seguimiento de las operaciones militares. Actualmente coordina todas las actividades de las Fuerzas Armadas y efectivos empleadas en la Operación Balmis, puesta en marcha específicamente para la prevención y contención del Covid-19.

El monarca ha sido recibido a sus puertas por la ministra de Defensa, Margarita Robles, y por el JEMAD, General del Aire Miguel Ángel Villaroya, a quienes ha saludado guardando la debida distancia de seguridad de más de un metro. Al igual que le vimos en su anterior salida de palacio, para visitar las instalaciones del macrohospital de Ifema, el Rey no se ha desprendido de su mascarilla y guantes durante el tiempo que ha permanecido allí.

Don Felipe ha sido informado de las capacidades, medios humanos y materiales a disposición de esta operación. A continuación, en la Sala del Centro de Conducción de Operaciones Conjuntas, el Rey ha contactado por videoconferencia con los cinco mandos subordinados al operativo Balmis y que han expuesto su participación desde cada ámbito, con sus responsables de los Ejércitos de Tierra, Naval y Aire, el mando de la Unidad Militar de Emergencias (UME) y el inspector de Sanidad de la Defensa en el hospital Gómez Ulla de Madrid.

EL RECONOCIMIENTO DEL REY A LAS FUERZAS ARMADAS

La mencionada Operación Balmis comenzó el pasado 15 de marzo y desde ese día el Rey Felipe ha estado en contacto constante con sus responsables y al tanto de sus movimientos. A la misma se sumaron también los efectivos de la Guardia Real. Se ocupan principalmente en labores de desinfección de infraestructuras, instalaciones sanitarias y otros servicios públicos de apoyo, como la creación de hospitales de campaña. Ifema sería el mayor ejemplo de estas acciones.

El Rey se quedó muy impresionado durante su recorrido por este hospital de emergencia, el mayor de España, del que dijo que era «un símbolo y fuente de esperanza«. En esta ocasión también les ha dirigido unas palabras, en las que ha vuelto a reiterar su mensaje «de apoyo, gratitud y orgullo» al Ejército por su implicación en la lucha común contra la pandemia.