La primera en llegar fue la Reina Sofía. Después llegó el turno de sus hijas, la infanta Cristina y la infanta Elena, que lo hicieron acompañadas por alguno de sus hijos, Pablo y Miguel, y Froilán y Victoria Federica, respectivamente. Ahora, el último en aterrizar en Palma de Mallorca y trasladarse hasta el Palacio de Marivent ha sido el Rey Felipe. Eso sí, lo ha hecho en solitario. Ni su esposa, la Reina Letizia, ni sus dos hijas, la princesa Leonor y la infanta Sofía, les han acompañado en este viaje. Mientras que el monarca se reencuentra en su residencia de verano con su familia, Letizia prefiere quedarse en el Palacio de la Zarzuela con sus dos hijas. Las tres aprovechan al máximo el tiempo que puedan estar juntas en solitario antes de poner rumbo a Mallorca para disfrutar de unos días en la isla balear.

El Rey Felipe llegaba esta misma tarde del jueves. A pesar de ser una llegada discreta al aeropuerto, ha trascendido a los medios y se ha conocido que el monarca ya se encuentra junto a su familia. Este es el encuentro de algunos miembros tras la comida celebrada el pasado mes de mayo en el Palacio de la Zarzuela con motivo del primer viaje del Rey Juan Carlos a España tras su marcha a Abu Dabi. Sin embargo, en esa ocasión también estaba Letizia. Ahora, por el contrario, ha preferido quedarse en casa y dejar a los hermanos que se pongan al día en solitario. Eso sí, no tardará mucho en viajar a la isla balear.