La Reina Sofía no falta a su cita anual con los Premios Princesa de Asturias. Su llegada a Oviedo ha estado marcada por el cariño de siempre.


Ya os lo adelantamos por aquí. La Reina Sofía iba a estar en Oviedo para asistir a los Premios Princesa de Asturias. Y así ha sido. Este mediodía ha llegado al hotel de la Reconquista, en un ritual que sigue desde hace años, justo a pocas horas de celebrarse la ceremonia principal. Lo hacía prácticamente cuando los Reyes y sus hijas estaban al mismo tiempo recibiendo en audiencia a los galardonados en uno de los salones del hotel.

Doña Sofía, de 81 años, ha viajado desde Madrid, donde anoche mismo acudía a un evento cultural junto a su hermana, la princesa Irene de Grecia. Hoy ha elegido un traje de chaqueta y falda en color claro para presentarse en la capital asturiana. Lucía el sol en lo alto, y aunque el ambiente este año es bastante distinto debido a las medidas de precaución contra el coronavirus (además Asturias ha retrocedido hoy a la Fase 2), no han faltado leales admiradores a las puertas del establecimiento para darle la bienvenida. Así lleva siendo también desde siempre.

La Reina emérita ha correspondido a todos con su habitual sonrisa tras la mascarilla y el obligado saludo con la mano con el que devolverles su cariño. Doña Sofía iba acompañada por la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo. No se sabe si ha habido encuentro posterior con su hijo, su nuera y sus nietas. Suponemos que sí, por supuesto. Nobleza obliga. Lo que ya tenemos claro es que cuando esta tarde, poco antes de las 18:30 horas, la Familia Real realice el tradicional paseíllo antes de la gala, junto a ellos estará la Reina Sofía. Ella ocupará un palco en el Salón Covadonga para disfrutar de la ceremonia. Será la primera aparición de todos juntos desde hace justo un año, en la anterior edición de estos galardones. Un dato que parece increíble y que no refleja sino lo extraño de un año marcado por la pandemia de la Covid-19.

La Reina Sofía no ha coincidido en público con los Reyes y sus hijas en todo este tiempo. Ni siquiera el pasado verano en Mallorca, donde era normal que la soberana emérita saliese alguna vez con Doña Letizia y las niñas al cine, al ballet o a algún mercadillo local. Este verano todo quedó de puertas para adentro del palacio de Marivent. Teniendo en consideración que además este año está siendo más especial si cabe en cuanto a lo personal, con el Rey Juan Carlos fuera de España, en Emiratos Árabes Unidos (a falta de confirmación oficial, aún no ha regresado, como se venía comentando), el apoyo hacia la Reina Sofía adquiere otro importante significado añadido.