Europa Press.
¡exclusiva!

La Reina Sofía, del brazo de la Infanta Cristina: las imágenes inéditas de la cena familiar en casa de la viuda Ana María de Grecia

SEMANA es testigo de la cena privada que tuvo lugar en la residencia de la viuda de Constantino de Grecia tras su muerte. En las imágenes, la Reina Sofía recibe el consuelo de su hija Cristina.

La muerte de Constantino de Grecia ha traído consigo una reunión de su familia como nunca antes habíamos visto. Ahora aparecen unidos como una piña, apoyándose y arropándose con cariño en un momento tan triste. Eso incluye a la rama española, presidida por la Reina Sofía, que era su hermana mayor. Para ella era su querido "Tino" y sus lágrimas durante su funeral, en la catedral de Atenas, dejaron en evidencia sus profundos sentimientos. La soberana emérita aún continúa en la capital griega junto a la viuda y sus sobrinos, sin prisa por volver, mientras todos ellos afrontan los primeros días del duelo. Ahora ha salido a la luz una de las citas de la familia en su intimidad, como recoge SEMANA en exclusiva.

Doña Sofía lleva en Atenas desde el pasado 5 de enero, cuando viajó directamente desde Roma (donde había asistido al funeral del Papa Benedicto XVI) al saber que su hermano había sido ingresado por un derrame cerebral. Por desgracia, cinco días más tarde este falleció en el hospital. Desde entonces, la madre del Rey Felipe continúa en Grecia. El pasado lunes 16 de enero le daban el último adiós en un solemne funeral, que no fue de Estado, pero sí contó con una amplísima representación de Casas Reales internacionales.

Durante la semana transcurrida entre la muerte de Constantino y su entierro en Tatoi, la familia fue recibiendo la visita de sus diferentes miembros, que tuvieron que viajar desde diversas partes del mundo. Entre ellos el príncipe Pablo, sucesor del monarca, que reside en Nueva York con su esposa, Marie Chantal Miller, y sus cinco hijos. También tuvo que desplazarse desde España la Infanta Cristina, acompañada por sus cuatro hijos. Ahora hemos conocido algunas cosas de las que hicieron en este espacio de tiempo tan delicado.

Europa Press.

Una de esas noches, previa al entierro del monarca, acudieron a cenar a la casa de Constantino y Ana María en Atenas, donde se mudaron tras vender su residencia de Porto Jeli para estar más cerca de los centros hospitalarios. La viuda está desconsolada. Han sido casi 60 años de matrimonio con Constantino, fruto del cual tuvieron a sus cinco hijos (Alexia, Pablo, Nicolás, Theodora y Philippos), y la ausencia del patriarca le pesa demasiado. Aunque ella no está sola y su familia no se separa de su lado. Además de sus hijos, también sus cuñadas, Sofía e Irene, con las que siempre ha mantenido una excelente relación.

Europa Press.

Precisamente estas fueron a su domicilio para cenar con ella, junto a la Infanta Cristina, y Pablo de Grecia con toda su familia. También estuvo presente Tatiana Blatnik, esposa del príncipe Nicolás, que reside en Grecia, y ha expresado un lamento público por la pérdida de su suegro. A la salida se dejaron ver tranquilos, con gesto serio, pero serenos, y vistiendo el tradicional luto o semiluto.

Nos fijamos especialmente en cómo Doña Sofía se apoyaba en su hija, ambas caminando agarradas del brazo, para hacer el recorrido hasta el coche que las trasladaría de nuevo a su exclusivo hotel en el centro de la ciudad. La Infanta también prestaba su brazo dulcemente a su tía Irene. Cristina ha sido una de las familiares que más emotividad ha mostrado, no pudiendo reprimir sus lágrimas cuando se abrazó con su prima Alexia en el entierro de su tío o cuando fue consolada por su hijo Miguel con un dulce beso tras el sepelio.

X