Pablo Urdangarin ha reaparecido ante las cámaras tras el comunicado de sus padres, sin embargo, esta vez su reacción ha sido muy distinta.


Pablo Urdangarin ha reaparecido ante las cámaras solo unas horas después de que sus padres confirmen su separación. Iñaki Urdangarin y la Infanta Cristina emitieron un comunicado en el que revelaron que la interrupción de su matrimonio tras 24 años juntos y lo han hecho de mutuo acuerdo. Aunque su hijo cuando salieron a la luz las fotografías de su padre y Ainhoa Armentia sí dio declaraciones, esta vez ha decidido no pronunciarse. Una tímida sonrisa desde el interior de un coche es su primera reacción, lo que deja ver que, de momento, no dará más detalles ante la prensa. Hasta en dos ocasiones el nieto del Rey Juan Carlos confesó que «es un tema familiar, son cosas que pasan y lo hablaremos entre nosotros», declaraciones a las que siguió contar cómo estaba su madre, la gran desaparecida.

Vídeo: Europa Press

El joven explicó que su progenitora se encontraba bien y que estaba satisfecho con cómo su padre había gestionado ahora la situación, una reacción que le llevó a ser muy aplaudido tanto dentro como fuera de redes sociales. Eso sí, ahora Pablo Urdangarin prefiere dar un paso atrás y que los medios se limiten tan solo al comunicado emitido por sus padres. No quieren dar más detalles al respecto y aseguran encontrarse bien, siendo ahora esta actitud la que impera en la familia. Al igual que en Ainhoa Armentia, que tan solo se ha dirigido a los medios para pedir respeto e intimidad para los suyos. Todos desean que el huracán mediático pase rápido y puedan retomar su vida, aunque también son conscientes de que eso tardará en suceder.

La gran pregunta ahora es dónde se encuentra la Infanta Cristina. A comienzos de esta semana, se conocía que la hermana del Rey Felipe se encontraba en Madrid cuando se publicaron las polémicas imágenes de Iñaki Urdangarin y Ainhoa Armentia. Al parecer, estaba en Madrid, viaje que alargó hasta el pasado viernes, por lo que pudo estar cerca de su familia más directa cuando recibió la noticia. En Ginebra nadie la ha visto y es que es una incógnita cuál es su paradero en la actualidad, justo horas después de confirmarse que ya continuará con su marido. Este año hubieran cumplido 25 años de casados, no obstante, su vínculo con Ainhoa ha precipitado que las bodas de plata no lleguen a buen puerto.

Iñaki, de momento, vive en casa de su madre, el que es su verdadero refugio, y ella en casa de su padre. Ha dejado el domicilio que compartía con su marido, Manuel, movimientos que dejan claro el vendaval desatado en la vida de ambos desde que el pasado miércoles se convirtieran en los absolutos protagonistas.