La infanta ha dejado su lado institucional para cantar con unos amigos ‘Resistiré’, la canción del Dúo Dinámico que se ha convertido en un himno estos días.


La infanta Elena ha dejado de lado su faceta más institucional para sumarse a la canción que se ha convertido en un auténtico ‘himno’ en la lucha contra la enfermedad que ha paralizado al mundo.

Es la primera vez que un miembro de la familia real se une a una iniciativa popular de estas características. Pero lo cierto es que su actitud no resulta sorprendente. La hija mayor de los reyes eméritos Don Juan Carlos y Doña Sofía está mostrando su lado más solidario y humano desde que fuera decretado el Estado de Alarma por el Ejecutivo de Pedro Sánchez el pasado 14 de marzo. Desde entonces hemos visto cada tarde a la infanta saliendo puntual a las ocho de la tarde para sumarse a los aplausos masivos con el que millones de españoles aplaudimos a diario la labor de los profesionales de la sanidad en la lucha contra el virus que ya ha afectado a 177.633 personas en España.

Desde la terraza de su piso en Madrid, Doña Elena ha aplaudido efusivamente, como una vecina más, a los sanitarios y a todos los que trabajan para frenar el avance de la enfermedad en nuestro país.

Doña Elena, una más en la lucha contra la enfermedad

En esta ocasión ha dado un paso más y se ha animado a sacar su lado más humano al cantar ‘Resistiré’ junto a un grupo de amigos. La canción de El dúo dinámico se ha convertido en un signo de lucha social contra la pandemia. Una de las primeras versiones de este popular tema lo lanzaron cantantes tan conocidos como Melendi, Pastora Soler, Vanesa Martín, Álex Ubago, Mikel Erentxun, José Mercé o Carlos Baute.

En esta ocasión han sido amigos de Elena -entre ellos, Rita Allendesalazar- los que se han animado a aportar su granito de arena y ofrecer al público una nueva versión del ‘single’. El resultado de su trabajo es un video que se ha subido a Youtube y lanzado a través de la plataforma de canto Singerhood. En él podemos ver a la hermana de Felipe VI dar lo mejor de sí misma para entonar la melodía que más suena en los hogares españoles. En la grabación, Doña Elena se muestra al natural: la cara sin pintar, el pelo recogido en una sencilla coleta y cantando sin ningún tipo de pudor. Sin duda, una apostura que será muy bien recibida por los ciudadanos: se trata de un gesto de cercanía y de empatía con muchas personas que afrontan una realidad compleja, incierta y que nos une a todos más que nunca.

Elena, preocupada por sus hijos

El interior del último número de esta revista, que se puede encontrar de forma física en los quioscos, o descargando la versión online AQUÍ, se recogen las sinceras declaraciones de la infanta Elena. SEMANA ha podido hablar con ella en una de sus salidas para pasear al perro, uno de los desplazamientos que permite por el Gobierno actualmente. En su encuentro con esta publicación ha mostrado su preocupación por sus hijos y ha mandado un mensaje de agradecimiento a los servicios públicos. Y es que la mayor inquietud de la Duquesa de Lugo, al igual que el de tantas madres, son sus hijos: Victoria Federica y Froilán. El aislamiento, como a muchos, se les hace cuesta arriba.

Doña Elena encuentra encerrada en su piso en la capital. Apenas sale a la calle para dar breves paseos a su mascota, siempre en las proximidades de su domicilio.

Consciente de la situación que atraviesa el planeta, y de la necesidad de crear conciencia sobre la pandemia, la infanta ha colgado varios pósters en su casa que rezan mensajes de apoyo a los sanitarios. «Todo saldrá bien», dice una de las pancartas que ha colgado en una de sus ventanas. El cartel recoge un dibujo de un arcoiris que lleva esta sencilla frase que anima a todos a permanecer dentro de nuestros hogares.

Alejada de sus seres queridos

Doña Elena podría haber optado por trasladarse al Palacio de la Zarzuela, pero ha preferido permanecer en su piso. Eso sí, mantiene comunicación de manera permanente con sus padres, a los que está muy unida. Especialmente con su padre, por quien siente verdadera debilidad. Desde que fue operado de un triple ‘bypass’ en agosto de 2019, Elena ha sido la hija que más veces ha acompañado a su padre a distintos actos públicos y privados. Ahora más está más pendiente que nunca de sus padres, de 82 y 81 años, respectivamente. Ambos forman parte de los grupos de mayor riesgo. Y, como ha sucedido con otros miembros de familias reales como Carlos de Inglaterra o el Príncipe Alberto de Mónaco, también están expuestos a contraer la enfermedad.