Victoria Federica se ha convertido en el centro de atención esta semana. Analizamos su actitud en las redes sociales.


El confinamiento ha puesto a Victoria Federica en el punto de mira. La joven solo hace unos días fue descubierta en un supermercado de Jaén junto a su novio, Jorge Bárcenas, y las redes sociales ardieron contra ella. La nieta del rey Juan Carlos había dos reglas fundamentales en el estado de alarma: ni se debía viajar ni tampoco salir a la calle acompañada. Lo hacía mientras que su tío, el rey Felipe, rogaba a los españoles que se quedaran en casa. Un incumplimiento por el que han llovido cientos de críticas sobre ella. Su gesto ha sido inesperado, dadas las circunstancias y la rectitud que siempre ha mostrado, sin embargo, no ha sido el único detalle de ‘Vic’ que ha llamado la atención durante los últimos meses. Nos referimos a uno que tuvo lugar el día 7 de noviembre.

Ese día Victoria Federica decidió ampliar su círculo. A pesar de que previamente contaba con un perfil privado en la red social de Instagram bajo el nombre @vicmabor, quiso dar un giro a sus redes sociales. Quería seguir preservando su intimidad ante los usuarios que únicamente ella hubiera aceptado, por lo que la única solución era crear una cuenta nueva abierta a todo el mundo. Esta vez, haciendo un guiño a su padre: «@vicmarichalar». Con una fotografía en la que aparece junto a una amiga se presentaba a los followers con una única descripción, su nombre de pila. Entonces, los seguidores crecieron como la espuma. Subían sin cesar, pero jamás llegó a publicar nada. Tan solo un directo y una storie que se esfumaron a las horas de ser compartidas.

Victoria Federica

Poco se entiende entonces el vuelco influencer que pretendía darle Victoria Federica a sus redes. Un proyecto abandonado que ella misma mantiene en su perfil habitual y donde la propia joven trata de darle pábulo, aunque no existe ni rastro de imágenes o vídeos que expliquen el objetivo de esta cuenta. Jamás se conoció cuál eran sus pretensiones en el universo 2.0, aunque los expertos llegaron a asegurar que si su intención era la de generar impacto mediático este iba a ser, sin ningún género de dudas, un negocio redondo. Pero no ha sucedido y, por el momento, se desconocen los motivos por los que ha preferido seguir compartiendo su vida tan solo con los suyos.

Ahora Victoria Federica no esconde su amor

Aunque cabe señalar que últimamente trata de hacerlo desde la naturalidad. Sin temor alguno al qué dirán, Victoria Federica ha mostrado varias imágenes junto a su pareja para felicitar a su chico por sus 22 años, lo que evidencia que se encuentra pletórica junto a él y, sobre todo, que no desea esconderse de nada ni ante nadie.