Este jueves, el rey Felipe VI ha presidido un acto en el Real Alcázar de la capital hispalense: la clausura del acto institucional del V Centenario de la llegada a Sevilla de la Expedición de la Primera Vuelta al Mundo. Es un compromiso que estaba pactado desde hace mucho tiempo y en el que, como es habitual en este tipo de eventos, el monarca tenía previsto leer unas palabras. Sin embargo, la noticia de la muerte de la Reina Isabel II ha obligado a hacer algunos cambios en su discurso. Así, ha dedicado unas líneas a su «querida tía Lilibeth», como la llamaba en petite comité.

U434558
GTRES

«Como todos ustedes saben, antes de comenzar este acto, hace apenas dos horas, hemos recibido con enorme tristeza la noticia del fallecimiento de la Reina Isabel II», ha arrancado diciendo. «No es fácil en estos momentos trasladar fielmente nuestro sentimiento profundo, tanto personal y familiar como institucional, de pérdida ante su ausencia y de inmenso respeto por su figura y trayectoria. La Reina Isabel será recordada como una de las mejores reinas de todos los tiempos por su dignidad, sentido del deber, coraje y entrega a su pueblo siempre y en todo momento».

«He transmitido ya a Su Majestad el Rey nuestro sentimiento de dolor»

«El Reino Unido y el mundo están hoy de luto», proseguía. «He transmitido ya a Su Majestad el Rey, a toda la familia real británica y a todo el pueblo británico, nuestro sentimiento de dolor y de gran pesar en nombre de todo el pueblo español».

Felipe VI Isabel II
Casa de S. M. El Rey

Horas antes de mencionar a la reina Isabel II en su discurso, el rey y su mujer, la reina Letizia enviaron un telegrama al rey Carlos III para mostrarle sus condolencias tras la muerte de la soberana. En él se puede leer el siguiente mensaje:

«Su Majestad, querido Carlos,

Estoy profundamente entristecido por la triste noticia del fallecimiento de Su Majestad la Reina Isabel II, su amada madre. Me gustaría ofrecer a Su Majestad y al pueblo británico, en mi nombre y en nombre de los Gobierno y pueblo de España, nuestro más sentido pésame.

Su Majestad la Reina Isabel ha presenciado, escrito y dado forma a muchos de los capítulos más relevantes de la historia de nuestro mundo durante las últimas siete décadas. Su sentido del deber, compromiso y toda una vida dedicada al servicio del pueblo del Reino Unido e Irlanda del Norte fue un ejemplo para todos nosotros y permanecerá como un legado sólido y valioso para las generaciones futuras.

La Reina Letizia y yo enviamos a Su Majestad ya toda la Familia nuestro cariño y oraciones. Todos ustedes están en nuestros corazones y pensamientos. La vamos a extrañar mucho.

Con toda mi amistad y cariño. Felipe»