El Rey Felipe ha visitado el hospital de emergencia de Ifema, donde se encuentran ingresados cientos de pacientes por coronavirus. Un gesto que le puede salvar de las últimas críticas.


El Rey Felipe hoy ha dado un paso más en esta lucha contra el coronavirus que nos afecta a todos. Y además ha ido a uno de los focos de la epidemia: al hospital de campaña que en el espacio de unos pocos días se ha puesto en marcha en el madrileño recinto ferial de Ifema, que se ha convertido en el más grande de España.

Don Felipe ha recorrido los distintos pabellones habilitados en compañía del ministro de Sanidad, de la ministra de Defensa y el alcalde de Madrid, José Luis Martínez Almeida, además de otras autoridades sanitarias de la región, entre ellos el director médico de este nuevo centro, Antonio Zapatero. Aunque se trata de un hospital de emergencia, está previsto que llegue a albergar alrededor de 1.500 camas para la semana que viene y un centenar de puestos de UCI. Hace un par de días llegaron los primeros afectados por el virus, unos 300, donde están siendo tratados por un amplio equipo de sanitarios.

Aquí puedes ver en vídeo toda su visita por el recinto hospitalario de Ifema:

El Rey ha guardado las lógicas medidas de seguridad de distancia y se ha presentado con mascarilla y guantes. Así ha visitado las instalaciones, «excepto los espacios ya ocupados por pacientes y usuarios», según ha informado la Casa Real, durante algo más de una hora.

También ha dirigido unas palabras a los presentes, para lo cual se ha quitado la mascarilla: «Gracias por esta oportunidad de venir hoy aquí a Ifema. He venido sobre todo para conocer y dar testimonio de este extraordinario trabajo, para felicitaros, daros la enhorabuena y las gracias por esta obra ejemplar», ha dicho.

Aquí puedes ver el discurso íntegro del Rey Felipe:

«Con lo que se ha hecho y se seguirá haciendo, con vuestra capacidad y también vuestra actitud, representáis de una manera nítida el esfuerzo titánico que se está haciendo en muchos lugares de España para curar, pero también para ayudar de muchas maneras muy diferentes a tantos miles de ciudadanos que lo necesitan de una manera urgente. Y lo necesitan también con algo muy importante, que es la esperanza. Hoy este hospital de Ifema es un auténtico símbolo«.

Posteriormente el Rey ha asistido a una reunión informativa sobre la puesta en marcha de este enorme complejo.

Este hospital comenzó a levantarse el pasado viernes y ya está en marcha. Todos hemos visto cómo durante uno de los cambios de turno se produjo uno de los momentos más emocionantes, cuando los pacientes mostraron su agradecimiento para quienes les cuidan con un largo e intenso aplauso. El mismo con el que se suman millones de españoles desde sus ventanas y balcones cada tarde, a las 8, para reconocerles una labor impagable en circunstancias muy adversas. El Rey precisamente hacía mención a esta iniciativa en su discurso televisado del pasado 18 de marzo. Desconocemos si en el palacio de La Zarzuela tanto él como la Reina Letizia y sus hijas, Leonor y Sofía, también se suman a este apoyo global.

El hecho es que el Rey Felipe ha dado un paso de gigante con este significativo gesto. Acercarse a su pueblo, a los que más lo necesitan en los momentos más complicados, era algo que ya le estaban demandando desde diversos sectores. Le pedían situarse en la primera ‘línea de batalla’, en la que cada jornada se lo juega todo el personal sanitario con medios que se han visto desbordados. Y así ha sido, observando todas las precauciones, por supuesto.

Felipe VI ha podido comprobar de primera mano cómo se está llevando a cabo la atención médica a los infectados por Covid-19, así como las medidas para frenar la expansión del virus. Lo hace justo en el peor escenario de la pandemia en nuestro país, con un máximo de víctimas de más de 700 personas en un solo día. El Rey ha confiado en que este sea el pico de la llamada curva y que pronto esta comience a bajar para dar un respiro a todos.

En ese sentido, el monarca se ha puesto en marcha con celeridad. Estos últimos días ha llevado a cabo una profusa actividad desde su despacho en La Zarzuela, con llamadas y videoconferencias en contacto con diferentes organismos empresariales, de salud y solidarios para interesarse por su situación. Ayer mismo se reunía con el ministro Ábalos y hablaba por videoconferencia con los tres máximos  de Mercamadrid. Pero además se ha conocido su esfuerzo a la búsqueda de ese material imprescindible que tanto escasea en los hospitales.

Según anunciaron desde Casa Real, ayer debía llegar un envío a España de 50.000 test de COVID19 comprometidos por el presidente de Alibaba Group, un consorcio privado chino dedicado al comercio electrónico por Internet; y próximamente otro cargamento con 100 respiradores y material de protección para sanitarios. Además de agradecer el ofrecimiento del presidente de Huawey de un millón más de mascarillas. Todo ello habría sido posible gracias a la intercesión directa del Rey.

Al término de su visita a Ifema, el Rey Felipe se ha marchado de regreso a La Zarzuela, donde le esperaba el ministro de Interior, Fernando Grande Marlaska, en una reunión dentro de los encuentros con el Comité Técnico de Gestión del Coronavirus. La Reina Letizia, por su parte, ha mantenido esta mañana reuniones telefónicas con el presidente de Unicef España y con el director del Real Patronato de Discapacidad, tal y como nos ha informado Casa Real. Así pues, mañana súper intensa para nuestros Reyes.