Este jueves en la mañana se ha celebrado el homenaje de Estado por las víctimas del Covid-19. La Princesa Leonor ha logrado salvar un descuido de su padre


Esta mañana en torno a las 9 de la mañana, la Plaza de Armería, en el Palacio Real de Madrid, se ha celebrado el homenaje de Estado por las víctimas fallecidas a causa del coronavirus, además de reconocer el trabajo de todas aquellas personas que estuvieron en la primera línea durante el confinamiento. Un acto solemne presidido por los Reyes, Felipe y Letizia, y sus hijas, la princesa Leonor y la infanta Sofía. Precisamente han sido dos miembros de la Familia Real quienes han dejado una imagen muy acorde a lo que estamos viviendo.

El descuido del Rey Felipe que ha ‘salvado’ la princesa Leonor

Como cabe recordar es obligatorio llevar las mascarillas en todo el país cuando no se pueda tener la distancia social de metro y medio. Incluso en algunas Comunidades Autónomas la mascarilla es obligatoria a pesar de tener la distancia. Ahora bien, todos los asistentes, dando ejemplo, han llegado a Palacio portando sus mascarillas, incluido los miembros de la Familia Real. Pero al sentarse en su sitio, el Rey Felipe se la ha quitado y se la ha guardado en el bolsillo interior de su traje de chaqueta. Algo por lo que su hija, la princesa Leonor le ha llamado la atención.

La heredera al trono se ha dado cuenta del descuido de su padre, el Rey, y ha querido avisarle de que debía ponerse la mascarilla. Las cámaras han captado el momento precioso en el que Leonor «ordena» a su padre que se ponga el accesorio obligatorio para evitar el contagio y la propagación del coronavirus. Acto seguido, Felipe ha sacado su mascarilla y se la ha colocado de la manera correcta, dando así la futura Reina una lección y siendo ejemplo para todos los españoles.

Un homenaje de Estado con momentos muy emotivos

El Rey ha tenido este pequeño despiste debido a que en un primer momento se había dicho que cuando los asistentes al homenaje de Estado llegaran a su sitio podrían quitarse la mascarilla debido a que se respetaba la distancia de seguridad. Posteriormente, la dirección del acto homenaje habrá decidido mejor no quitarse las mascarillas y dar así ejemplo de la importancia de llevar la mascarilla a consecuencia de la pandemia. De hecho, tal y como hemos dicho anteriormente, en algunas Comunidades Autónomas es obligatoria aunque se pueda tener la distancia de seguridad de metro y medio marcada por el Gobierno.

Durante el homenaje, también se ha celebrado una ofrenda floral donde algunos de los asistentes han llenado la base del pebetero, cuya llama homenajea a las casi 30.000 víctimas de coronavirus en España. Los primeros en dejar sus rosas blancas han sido el Rey Felipe y su hija, la princesa Leonor, teniendo así más protagonismo que la Reina y su hermana ya que ella es la heredera al trono. Este ha sido uno de los momentos más emotivos del homenaje de Estado.