El 31 de octubre de 2005, Leonor de Todos los Santos de Borbón y Ortiz, acaparó todas las portadas. La princesa heredera había llegado al mundo en la Clínica Ruber de Madrid, cambiando para siempre la vida de Letizia.

14Casa real anuncia el embarazo

Era el primer hijo de los Príncipes de Asturias, la Casa Real anunció su embarazo el 8 de mayo de 2005 “con gran alegría” pero el sexo se mantuvo en secreto hasta el último momento. “Sus Altezas tiene la gran alegría de anunciar que esperan el nacimiento de su primer hijo para el próximo mes de noviembre” así rezaba el texto.

13Los primeros meses de gestación

En los primeros meses de gestación de Doña Letizia a penas se apreciaba su estado, aunque no faltaban guiños de felicidad y complicidad, sus chaquetas seguían ciñendo a la perfección para desesperación de los objetivos, que no perdían de vista su barriga.

12Disimuló barriga hasta la recta final

Consciente de ello, nuestra actual Reina no dejó de lucir sus ceñidas chaquetas, prendas de punto ajustadas y más adelante optó por abrigos que le ayudaban a disimular su estado. La entonces princesa de Asturias disimuló la barriga hasta la recta final, cuando por fin pudimos verla con looks de corte imperio.

11En forma haciendo pilates

Fue un embarazo sin problemas, se mantuvo en forma haciendo pilates y gimnasia pero según confesó, los problemas digestivos y las nauseas la acompañaron hasta el último momento.

10Salvador de Bahia y Tokio

Felices y enamorados, aquel año los Príncipes de Asturias no pararon de viajar, en febrero estuvieron en Brasil, donde tuvieron una calurosa acogida, y en junio viajaron a Japón por primera vez.

9No modificó su agenda

A pesar de ello, Letizia no modificó su agenda y sólo redujo el ritmo llegado el último mes de gestación, cuando unas primeras contracciones hicieron pensar en un posible adelanto del parto. Tampoco renunció a los tacones, que siguió luciendo en las ocasiones más especiales.

8Su primer discurso en público

El mes de junio, embarazada de cinco meses, Letizia daba su primer discurso en público durante un acto castrense en la Hípica Militar de Logroño, vestida con matilla y traje negro. Pese a la tensión y el calor, aguantó estoicamente la prueba de fuego, de pie y sin rechistar, llevándose el sobresaliente.

7Desfile Militar el día de la Fiesta Nacional

Tampoco quiso faltar al Día de la Fiesta Nacional, pudimos verla al lado del Rey Felipe, entonces Príncipe de Asturias, en el desfile militar, ya en la recta final del embarazo, sin decaer en ningún momento.

6Primer ingreso

La anécdota más divertida llegaría durante la madrugada del dieciocho de octubre, cuando la entonces Princesa de Asturias ingresó en la Clínica Ruber a causa de las primeras contracciones.

5Falsa alarma

Cumpliendo con los estereotipos de madre primeriza, la entonces princesa estuvo tres horas en el centro y regresó al Palacio de la Zarzuela sin más novedad. El príncipe pidió excusas a los periodistas allí presentes: «por la hora», con una sonrisa de complicidad.

4Por Cesárea a la 1:46 de la madrugada

La Princesa de Asturias nació por cesárea a la 1:46 de la madrugada, pesó 3,540 kilos y midió 47 centímetros. “Tanto la madre como el retoño se encuentran en perfecto estado de salud” confirmaba el doctor Luis Ignacio Recasens, que asistió el parto.

3El sexo en secreto hasta el último momento

Recasens compareció junto al Príncipe Felipe ante la prensa a las seis de la mañana para dar la feliz noticia. Fue entonces cuando supimos, por boca del ahora Rey, que era “una niña, grande y fuerte, con rasgos de los dos” y que se llamaba “Leonor porque era un nombre con muchos vínculos históricos y nos gustaba».

2Primer Regalo

El primer regalo que recibió fue una cesta con ositos de peluche, una manta de color rosa y otros artículos, que envió a la clínica Miguel Primo de Rivera, uno de los amigos del Príncipe Felipe.

1Especulaciones de un tercer embarazo

El pasado mes de septiembre, la publicación alemana Neue Post, de Hamburgo, sorprendía a todos con especulaciones sobre un tercer embarazo de Letizia, un bulo que se alimentó porque Su Majestad se detuvo a ojear ‘La cocina de la fertilidad’ en la Feria del Libro.