Nos colamos en el despacho de la Reina Sofía desde donde trabaja y se refugia de todas las polémicas familiares. Lo analizamos al detalle


Durante las últimas semanas, uno de los temas más candentes de actualidad han sido las vacunas que la infanta Cristina y Elena se han puesto en Abu Dabi. Una polémica que ha sido debate en diferentes medios de comunicación y todavía sigue dando mucho de que hablar, sobre todo después del comunicado que las hijas de los eméritos emitieron confirmando la información y asegurando que lo hicieron para poder viajar y visitar a su padre sin problema alguno. Una nueva polémica en la familia real española. Mientras tanto, la Reina Sofía sigue con su agenda y trabajando desde el despacho de su casa en el palacio de La Zarzuela. 

La Reina Sofía continúa con su agenda de trabajo desde Zarzuela

Este martes, Doña Sofía nos mostró un poco más de la zona de palacio que ha convertido en su despacho y desde donde desempeña las diferentes labores. Sin ir más lejos, el martes se reunió de manera telemática con la Junta de Patronos de la Escuela Superior de Música Reina Sofía como Presidenta de Honor. Durante esta reunión, pudimos fijarnos en algunos detalles que han pasado inadvertidos del despacho de la Reina. Hay que recordar que desde la pandemia, hemos podido ser testigos de cómo son las zonas de trabajo de diferentes miembros de la realeza de toda Europa.

Gtres

Tal y como hemos podido ver en esta ocasión y en otras anteriores, la Reina Sofía tiene una amplia zona de trabajo con grandes ventanales lo que la dota de mucha luz natural y de mayor amplitud. Perfecta para trabajar. El cuarto convertido en despacho está pintado en tono beis lo que todavía hace que se vea más grande. En estos ventanales, que dan a los jardines de Zarzuela, podemos ver las cortinas en tono verde.

La emérita trabaja en una gran mesa redonda donde tiene todo lo que necesita

En el centro del despacho está dispuesta la mesa de trabajo. Esta es redonda, también de grandes dimensiones para cuando la emérita tenga que reunirse con otras personas poder guardar la distancia de seguridad, y con un  mantel en tono azul. Tal y como se aprecia, Doña Sofía, muy pendiente de la pandemia, siempre tiene un gel hidroalcohólico a mano. Encima de esta mesa dispone de sus papeles de trabajo y su teléfono móvil.

Enfrente de la misma, está dispuesta una enorme televisión para las videoconferencias pendientes que tiene. Justo detrás del televisor, Sofía tiene un enorme árbol genealógico pero no se puede apreciar las figuras que están colocadas sobre el mismo.

Gtres

Detrás de lo que es su lugar de trabajo están colocados dos grandes sofás, de tres y dos plazas respectivamente. Estos son en color blanco y cuentan con diferentes cojines decorados con flores. Encima de uno de estos, preside el salón un bonito óleo que representa el Palacio Real de Aranjuez con un marco dorado. Además, entre ambos sofás hay una mesa redonda con diferentes objetos de decoración como una pequeña bola del mundo. Mientras que en una esquina habría otra mesa con diferentes utensilios como un reloj.

Gtres

Los detalles de la decoración de la zona de trabajo de Doña Sofía

En uno de los laterales de la sala de estar también podemos ver un escritorio antiguo con diferentes libros colocados como si se tratara de una estantería junto a una gran lámpara de mesa. Los muebles son de madera maciza y hay diferentes dispuestos por toda la habitación al igual que diferentes sillas que serán para los invitados que tenga la Reina Sofía durante sus días de trabajo en Zarzuela. Cerca de este escritorio, en un listón de madera, también está colocado el escudo de España. Un despacho al que no le falta ningún detalle y está repleto de objetos simbólicos.

Eso sí, un lugar de trabajo muy impersonal sin ninguna fotografía familiar ni ningún detalle que confirme que es el despacho de la Reina Sofía. Siguiendo su estela de discreción, habrá preferido que no haya ningún detalle personal conociendo que la lupa está sobre ella tras las polémicas protagonizadas tanto por su marido, el Rey Don Juan Carlos, y sus hijas, la infanta Elena y la infanta Cristina.