Desde que se conoció el paradero del Rey Juan Carlos, mucho se ha hablado de su estancia en Abu Dabi. Ahora se conoce la factura del lujoso hotel donde se hospeda


La estancia del Rey Juan Carlos en Abu Dabi sigue dando mucho de que hablar. Ahora sale a la luz los gastos del monarca en el lujoso hotel donde se encuentra hospedado. Una factura que asciende hasta los 264.000 euros después de encontrarse 44 días en la capital de los Emiratos Árabes. El lugar que ha elegido el Rey para disfrutar de su retiro ha sido en una de las suites del hotel Emirates Palace, uno de los más lujosos del planeta. La suite donde se encuentra el anterior Jefe de Estado tiene un precio de nada más y nada menos que 6.000 euros la noche, lo que ascendería a 264.000 euros las 44 noches que lleva en el lujoso resort. Tan solo contando el alojamiento, sin tener en cuenta otros costes.

El Rey Juan Carlos esta alojado en la suite presidencial en Abu Dabi

Tal y como adelanta El Español, Juan Carlos habría elegido la suite presidencial de este lujoso hotel. Una habitación que tiene 280 metros cuadrados que «ofrece una arquitectura excepcional y un confort ultra lujoso«, tal y como citan desde la propia página web. Y añaden lo siguiente: «adornos de oro, delicadas sedas y candelabros de cristal Swarovski se encuentran en toda esta suite real, brindándole una experiencia verdaderamente presidencial. Descanse y relájese rodeado de lo mejor en servicios, decoración y vistas».

Esta lujosa suite de 6.000 euros la noche tiene una espectaculares vistas al mar y al extenso Golfo Arábigo. Cuenta con una capa tamaño king size y un baño completamente equipado con un jacuzzi incluso. Este lugar se ha convertido en el refugio del Rey Juan Carlos y aunque a simple oídas parece el sitio perfecto para perderse y quedarse un tiempo, el monarca quiere regresar a España, según algunos medios de comunicación. Parece ser que el Rey Juan Carlos no se encuentra del todo cómodo en Abu Dabi. ¿Regresará en los próximos días?

Don Juan Carlos sigue a miles de kilómetros mientras Corinna sigue hablando

De momento, el emérito sigue a miles de kilómetros y la factura creciendo a un ritmo vertiginoso. A esto hay que sumarle que las polémicas en torno a él siguen apareciendo, sobre todo por parte de Corinna Larsen, que ha concedido diferentes entrevistas hablando de su relación íntima con el Rey e incluso aportando archivos fotográficos que confirman su historia de amor. Cada una de sus palabras ha acaparado cientos de titulares y horas de televisión mientras que el Rey Juan Carlos se encuentra «exiliado» a miles de kilómetros de España y de La Zarzuela desde hace ya más de mes y medio.

La Casa Real confirmó el paradero del Rey emérito

No fue hasta el pasado 17 de agosto, casi dos semanas después de que pusiera rumbo al extranjero, cuando la Casa Real emitió un escueto comunicado confirmando que Don Juan Carlos se encontraba en Abu Dabi después de que el periódico ABC lo situara allí. «Su Majestad el Rey Don Juan Carlos ha indicado a la Casa de Su Majestad el Rey que comunique que el pasado día 3 del presente mes de agosto se trasladó a Emiratos Árabes Unidos, donde permanece en la actualidad», decían desde la Corona.

Fue precisamente el día 3 de agosto cuando el emérito comunicaba a Felipe VI su «meditada» decisión de marcharse fuera de España ante la repercusión que estaban generando varios acontecimientos pasados de su vida privada. Esta histórica iniciativa provocó que la sociedad española se preguntara cuál era el paradero del emérito. Varios medios internacionales le situaban en Portugal y otras informaciones indicaban que estaba en República Dominicana. Siendo el destino finalmente el de los Emiratos Arábes.

NIUS

La imagen del Rey Juan Carlos en su nuevo destino era una de las más buscadas y finalmente llegó de la mano de NIUS, el diario digital de Mediaset, en el que aparecía Juan Carlos llegando a su destino el pasado mes de agosto y en la primera imagen podemos ver como baja las escalerillas del jet privado a su llegada al aeropuerto de Abu Dhabi. El emérito, con pantalón oscuro, camisa azul de manga larga, y su particular chaleco gris, se apoyaba en las barandillas de la escalera para poder tocar tierra saudí. Asimismo, el monarca portaba la mascarilla quirúrgica obligatoria para protegerse del virus. A su bajada, era recibido por el comandante del avión.