El expresidente de gobierno ha revelado en ‘El Hormiguero’ cómo fue la conversación telefónica que mantuvo con el emérito antes de partir a Emiratos Árabes.


‘El Hormiguero’ ha recibido este jueves a un invitado de excepción. El expresidente del Gobierno Mariano Rajoy ha visitado el plató del programa de Antena 3 para presentar su último libro: ‘Política para adultos’. «Cuando hablo de adultos no hablo de gente mayor o de gente joven… Tengo hijos jóvenes de 16 años y son muy adultos», aclaraba sobre el título de su obra.

En su encuentro con Pablo Motos, el expolítico ha hecho un alegato a favor del rey Don Juan Carlos, por el que siente verdadera admiración. Y con el que tuvo una afectuosa conversación telefónica antes de su marcha a Abu Dabi, anunciada a principios de agosto de 2020. En la conversación entre Rajoy y el emérito, este le dejó claro que no estaba de acuerdo con su marcha de España. «Lo llamé.. es normal», ha contado. Le dije lo que pensaba, que si yo fuese presidente gobierno no me parecería aceptable que el Jefe de Estado le obligue a irse de su país. Es que no hay ningún tribunal que lo haya acusado de nada», continuaba. «Le dije: ‘No estoy de acuerdo con que se vaya’. Y él me dijo: ‘Voy a volver pronto’. Y ya ha pasado más de un año». De este modo, el gallego ha hecho pública cuál era la voluntad del padre de Felipe VI cuando tomó la decisión de poner tierra de por medio ante la investigación de la Fiscalía del Tribunal Supremo por supuestos delitos de evasión fiscal.

«No tiene sentido que Don Juan Carlos esté fuera de España»

«¿Lo ha condenado algún tribunal? Trajo la democracia en un momento complejo, consiguió el consenso entre todos… Hemos vivido los mejores 40 años de nuestra historia. Tenemos que hacer balance global. ¿Quienes son los perfectos? Si lo citara un tribunal, lo normal es que estuviera en España», insistía. «El Rey Juan Carlos debería estar en España. Que esté en Abu Dhabi no tiene ningún sentido». Mariano Rajoy se considera un ferviente defensor de la monarquía: «Defiendo a la Institución Monárquica. Si no hubiera un poder moderador cómo estaría nuestro país«, expresaba.

GTRES

Otra de las revelaciones que ha hecho Rajoy ante las cámaras tenía que ver con los días que él y su familia se contagiaron de coronavirus. «He pasado el Covid 10 días. A los 10 días nos dieron el alta. En cuanto pueda volveré a vacunarme», ha destacado. Asimismo, ha defendido que los ciudadanos hagan caso de las recomendaciones de los especialistas en salud: «Si los médicos dicen que hay que vacunarse, quién es un político para decir lo contrario».

A sus 66 años, Rajoy comenzó su carrera política en 1981, pero no fue hasta 2011 cuando consiguió convertirse en el sexto presidente del Gobierno de España. El final de su carrera política llegó en 2018, con la moción de censura del líder de oposición del momento, que era Pedro Sánchez. Después de más de tres años retirado y alejado de los focos, el político ejerce como registrador mercantil y ya ha escrito otro libro que lleva por título ‘Una España mejor’.

«No echo de menos ser presidente de gobierno»

De sus años como presidente de gobierno guarda excelentes recuerdos y experiencias, pero no es una etapa que añore en absoluto: «No lo echo nada de menos. Cero. Estoy en otra etapa de mi vida, pero para mí ha sido un honor ser presidente de mi país». Ahora lleva una vida tranquila y sin las presiones de antaño: «Tuve que tomar muchas decisiones y ahora no me toca resolver ninguna».

En su entrevista ha recordado que ser el máximo responsable de un país no es tarea sencilla. «Ser presidente de gobierno es muy difícil. Estás absolutamente expuesto. Lo que yo intentaba hacer era decirme a mí mismo era voy a intentar el interés general. Al principio me tocó superar la crisis económica. Y un presidente de gobierno tiene que hacer frente a lo que le toque… Yo me encontré con un muerto importante, pero cuando me fui se generaban 500.000 empleos al año».

GTRES

Han sido muchos los temas que ha abordado el expresidente. Por ejemplo, la corrupción en su partido, de la que ha defendido que «el PP es un partido en el que militan cientos de miles de personas. Los hay, pero son los mínimos. Lo que hay que hacer es detectarlos a tiempo y tomar medidas». También ha hablado del lenguaje inclusivo, que le parece absurdo: «No voy a decir ahora «todas, todos y todes» porque no tiene ningún sentido. Que nos quieran imponer estas cosas a estas alturas de mi vida… No voy a participar en ningún lenguaje inclusivo».

«Pablo Iglesias es la quintaesencia del populismo»

Por supuesto, ha hecho referencia a otros políticos, como la Presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, de la que dice: «Ha sido muy valiente. Ha tenido que tomar decisiones en momentos muy duros y se ha ganado el respeto de la gente». O de Pablo Iglesias, al que ha calificado como «la quintaesencia del populismo». Del que fuera vicepresidente segundo con Pedro Sánchez no ha hecho un balance muy positivo: «No valía nada salvo lo que él y lo que los seguían dijeran. Al final se ha ido y todo lo demás continúa». A Santiago Abascal lo ve con otros ojos: «Es distinto, porque al menos no está en contra de la Constitución Española».

Cabe destacar el resumen que ha hecho de sus principales ideales ideológicos. «Defiendo la democracia liberal, la que surgió en Europa después de la Segunda Guerra Mundial en países como España, Francia o Alemania. En segundo lugar, estoy en contra del populismo. En tercer lugar, creo que hay que hacer una apuesta por la democracia, la sensatez y el equilibrio». Él lo tiene claro. La máxima prioridad de un político es actuar «con sentido común» y «garantizar el bienestar de la gente».