Meghan Markle y el príncipe Harry han roto su silencio con Oprah Winfrey en una entrevista que está causando estragos en la familia real británica. Vea la entrevista completa:


Mucho se ha hablado en los últimos años de los que dice, siente o padece Meghan Markle desde que saltase a la esfera royal y enamorase al príncipe Harry. Hemos tenido la falsa sensación de conocerla, de saber sus motivaciones y pensar que todo estaba contado sobre la actriz, pero la entrevista que le ha concedido a Oprah Winfrey ha supuesto un boom mediático. Sus confesiones sobre lo vivido en el palacio de Buckingham ha supuesto una sobredosis de realidad a lo que se consideraba un cuento de hadas con final extraño, dado que al casarse con un príncipe todos esperaban que cumpliese un sueño y no precisamente que viviese una pesadilla de la que, por fortuna, ha logrado escapar.

La entrevista que los duques de Sussex han concedido a la CBS y que ha sido conducida por Oprah Winfrey, una de las mujeres más poderosas del mundo, ha supuesto una bomba mediática. Las artes de la presentadora para sacar los sentimientos más íntimos de sus entrevistados han vuelto a quedar patentes y es que ha conseguido que Meghan Markle confiese no solo sus pensamientos ocultos de quitarse la vida tras casarse con el príncipe Harry y ante las presiones vividas en palacio. También denuncia las mentiras que la corte británica ha filtrado sobre ella para desgastar su imagen pública o los comentarios racistas sobre el posible color de su hijo Archie, entre otras muchas revelaciones que han puesto a la familia real británica entre las cuerdas.

La opinión pública mundial está dividida entre aquellos que creen a pies juntillas lo dicho por Meghan Markle a corazón abierto en su entrevista más sincera y aquellos que entienden que todo esto responde a una estrategia y que su único deseo es acabar con la monarquía más estable del mundo. Dos posibilidades puestas sobre la mesa y que puedes juzgar viendo la entrevista íntegra de los duques de Sussex a Oprah Winfrey para la CBS y por la que se ha pagado entre 7 y 9 millones de dólares. ¡Dale al play!